La paz hizo trámite

La paz hizo trámite

Temas de los acuerdos de paz marcaron el período legislativo que termina hoy. Surgen otras normas.

20 de junio 2017 , 12:04 a.m.

Termina hoy otro período de sesiones del Congreso de la República, y nuevamente hay que comenzar el balance haciendo alusión a la paz. Es predecible y natural que el final de un conflicto de más de cinco décadas, por medio del ingreso a la política del grupo armado que lo protagonizó, sea el asunto que marque el quehacer legislativo por varios períodos.

Mediante la herramienta del ‘fast track’ en su versión original, antes del polémico fallo de la Corte Constitucional que lo modificó, el Senado y la Cámara aprobaron tres actos legislativos fundamentales para la implementación de lo acordado con las Farc. En orden de importancia, el que le da una estructura legal a la justicia especial para la paz, el que pavimenta el camino del ingreso de las Farc a la política y el que garantiza la estabilidad de los acuerdos.

Tres pasos cuya real trascendencia tardará años, incluso décadas, en poder dimensionarse. Esto depende del buen tino con que las diversas instituciones involucradas sepan llevar del papel a la práctica lo dispuesto en sus artículos.

También en el marco de la paz, se hicieron realidad las necesarias iniciativas para facilitar las amnistías a los excombatientes y la que permitió la presencia en el Capitolio de voceros de quienes están en tránsito hacia la vida civil. Pendiente de la revisión de la Corte Constitucional se encuentra el estatuto de la oposición, tarea que no por haberla aplazado por más de veinte años había perdido su carácter urgente.

Más inmediato será el impacto en la vida de la gente de otra serie de normas que se hicieron realidad en este lapso. Es el caso de la que abre las puertas para un aumento en el salario que reciben los soldados, que les permitirá además formarse en el Sena y reduce el valor de la cuota de compensación para quienes no pasaron por las filas, en particular aquellos de sectores menos favorecidos. Es un primer paso del desmonte del servicio militar obligatorio, lo cual no debe sorprender a nadie en un escenario de silenciamiento de los fusiles. Otro desmonte cuyas bases se sentaron en este período fue el de los abusos con las llamadas fotomultas, gracias a una norma que ha sido muy bien recibida.

No es este el caso de un conjunto de proyectos aprobados, y llamados a beneficiar a los trabajadores, los cuales han generado intensa controversia. Se trata del que establece que el recargo nocturno debe pagarse a partir de las 9 de la noche, del que disminuye el monto de los aportes a salud de los pensionados y del que reduce el tiempo de cotización para su pensión a una cantidad importante de las mujeres trabajadoras del país. Aquí, Gobierno y empresarios han advertido que las innegables buenas intenciones que los movieron pueden tener un inesperado efecto bumerán en tiempos de vientos cruzados para la economía y de necesidad de que las finanzas públicas no tomen distancia de la regla fiscal.

Un año le queda, pues, a este Congreso. La tarea inmediata de sus integrantes es la de demostrar, en los meses venideros, que aportar –entre otros fines– para terminar de sentar los cimientos de los cambios que llegan con la paz es su prioridad máxima. Incluso por encima de las urgencias y cálculos propios de la víspera de elecciones.

editorial@eltiempo.com.co

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA