La condena de Lula

La condena de Lula

De poco sirvieron sus logros o su sensibilidad social a la hora de hacerle el quite a la corrupción.

27 de enero 2018 , 12:00 a.m.

En el episodio de la rectificación –y aumento a 12 años de cárcel– de un tribunal de apelación de la condena contra Luiz Inácio Lula da Silva confluyen todos los factores que hoy moldean la realidad brasileña. Se trata, en primer lugar, no solo del mandatario que sacó de la pobreza a más de 30 millones de sus compatriotas, sino del candidato que hoy arrasa en las encuestas con miras a las elecciones presidenciales de octubre.

Pero de poco sirvieron sus logros o su sensibilidad social a la hora de hacerle el quite a la corrupción, flagelo que en su país –como en tantos otros, sobre todo de la región– en el último tiempo ha alcanzado dimensiones pantagruélicas. Esto si nos atenemos a lo establecido por la justicia.

Y es que, según el juez Sergio Moro, el expresidente recibió un apartamento a cambio de favorecer a una empresa constructora. Lula se defiende con vehemencia y asegura que no existe prueba alguna de que esto haya sido así. Y si se revisan los detalles del caso, queda claro que la principal evidencia es el testimonio del expresidente de la empresa.

Los mercados reaccionaron con euforia y los millones de seguidores de Lula, con rabia; afirman, como su líder, que esto es una conspiración para impedir su regreso al poder.

Sin embargo, este no es el único obstáculo para Lula: en su contra avanzan otros nueve procesos. En el marco de uno de ellos, por tráfico de influencias, esta semana un juez le prohibió salir del país. Solo le resta pedir el amparo del Tribunal Supremo o que los miembros del tribunal de apelación accedan a aplazar la ejecución de la pena –algo que ya descartaron– para evitar que vaya a prisión.

Ante tal panorama, los mercados reaccionaron con euforia y los millones de seguidores de Lula, con rabia; afirman, como su líder, que esto es una conspiración para impedir su regreso al poder. El grado de fervor poco afecta el alcance de los hallazgos de otros jueces, no solo Moro, sobre la manera como el Partido de los Trabajadores sucumbió a la corrupción. Para ellos, este fue un mal menor. Para el resto de brasileños, una larga, larguísima condena.

editorial@eltiempo.com

BBC Mundo: Lula da Silva

"Sé que no cometí ningún delito", volvió a defender Lula antes de la decisión de los jueces este miércoles.

Foto:

AFP

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.