Editorial: Hora de regular las fotomultas

Editorial: Hora de regular las fotomultas

Es buena noticia que el proyecto que busca reglamentarlas esté a dos debates de convertirse en ley.

07 de febrero 2017 , 08:08 p.m.

Sin duda, es una buena noticia que el proyecto que busca regular las fotomultas esté a dos debates de convertirse en una ley. Este diario denunció, hace cerca de un año, ciertas máquinas puestas en lugares poco visibles que además no dejaban en claro –la señalización era pobre– los límites de velocidad.

Por causa de esas imprecisiones –por usar una palabra benigna–, los comparendos originados en las fotomultas aumentaron en un 55 por ciento en el año 2015; pero, desde principios del 2016, cuando llegaron a los municipios y a las ciudades los nuevos alcaldes elegidos por la ciudadanía, fue claro lo poco que recibían las administraciones por el pago de esas multas y lo mucho que se estaban beneficiando ciertas empresas, por lo que el senador Mauricio Lizcano llamó “un gran negocio” hecho “de manera leonina”.

Hay que decir que se trata de una situación que ha estado sucediendo en todo el país, pero que en ciertos municipios, como consecuencia de una mala negociación con los operadores del sistema, beneficia tan poco a las alcaldías que podría hablarse de pérdidas. Sin embargo, resulta esperanzador el hecho de que se esté discutiendo una regulación al respecto: puede ser que signifique una nueva consciencia sobre lo público –sobre el carácter sagrado, decía Antanas Mockus, de los recursos de todos– en tiempos en los que la corrupción parece tomar velocidad.

No tiene presentación que las fotomultas sean camufladas por los contratistas de los municipios en lugares en los que no es nada claro el límite de velocidad. O que sean las propias alcaldías las que se resignen a que semejante absurdo suceda a sus espaldas o se den cuenta en el comienzo de sus gestiones de que se encuentran atrapadas en contratos ventajosos que abusan por punta y punta de la ciudadanía, pues no solo pierde cuando su ciudad deja de recibir recursos, sino que termina cometiendo infracciones que solo conocen quienes luego recaudan el dinero.

Ha llegado, pues, la hora de regular las fotomultas: la hora de que la ley ponga las cosas en su sitio.editorial@eltiempo.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA