El último período

El último período

El final de este Congreso estuvo marcado por el pulso en torno a la reglamentación de la JEP.

04 de julio 2018 , 12:00 a.m.

Tal y como estaba previsto, el último período legislativo del actual Congreso estuvo marcado por las citas en las urnas de este semestre. A diferencia de oportunidades pasadas, en las que este tramo final se caracterizaba por las curules vacías, en esta ocasión la intensidad con la que se vivió la campaña presidencial tuvo eco en los pasillos del Capitolio, en particular en los días posteriores a la segunda vuelta. Contribuyó a ello que los congresistas tomaron atenta nota de la nueva jurisprudencia del Consejo de Estado en materia de ausentismo, que obliga a los parlamentarios a asistir a la totalidad de los debates y vigilar que la cantidad de fallas no ponga en peligro su credencial.

Dicho lo anterior, hay que enfatizar en que el hecho más destacado de estos meses fue la manera dramática como cambió la correlación de fuerzas en Senado y Cámara, a la par con la llegada a la casa de Nariño del candidato del Centro Democrático y hoy presidente electo, Iván Duque.

Las mayorías que había conformado la administración de Juan Manuel Santos bajo el paraguas de la Unidad Nacional se diluyeron para dar pie, en las últimas de cambio, a un nuevo bloque alineado con la voluntad del presidente electo y su partido, dando origen a un singular pulso entre el gobierno entrante y el saliente. Esto quedó claro durante la atropellada aprobación de la ley que reglamenta la justicia especial para la paz en sesiones extras y con dos artículos que causaron intensa controversia, cuyo apego a la Constitución seguramente lo deberá determinar la Corte Constitucional en caso de que se presente contra estos la demanda anunciada por el Ejecutivo.

Lo ocurrido en las sesiones extras es un adelanto de cómo se comportarán las bancadas según la nueva realidad política a partir del próximo 20 de julio.

La ley que fija reglas claras para el sistema especial de justicia fruto de los acuerdos con las Farc no fue la única iniciativa relacionada con la firma de la paz. También lo fueron la norma que pretende facilitar el sometimiento de las bandas criminales: una iniciativa loable, pero que fue desdibujándose en el trámite. Así mismo, guarda relación con la construcción de la paz la que reorganiza las comisiones de Senado y Cámara en atención a la llegada de los congresistas de la Farc y lo dispuesto por el estatuto de la oposición.

Debe destacarse además la norma que protege los páramos de la minería, a la espera de que, como tantas otras iniciativas en el campo ambiental, no se quede solo en el papel. De igual modo, la que establece los procedimientos para la elección de contralor general de la república, trámite que también estuvo mediado por fuertes roces entre las bancadas: para los sectores de oposición, no se blindó lo suficiente el proceso de la milimetría política.

En asuntos que tienen que ver con la cotidianidad de los colombianos, se destacan las leyes que modifican el porcentaje de los bienes que una persona puede disponer como le parezca en un testamento y la que permite a padres desheredar a sus hijos.
Terminó, pues, labores un Congreso que fue llamado ‘el de la paz’, denominación cuya veracidad fue perdiendo vigor conforme se acercaba el cierre del cuatrienio.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.