El raponazo a la Heroica

El raponazo a la Heroica

Manuel Duque habría conformado su propia organización para apropiarse del presupuesto de la ciudad.

14 de agosto 2017 , 01:45 a.m.

Nuestra Ciudad Heroica, defendida de los saqueos de los piratas, ahora lo está siendo por sus propias autoridades. ‘Cartagena sin pandillas’ fue uno de los programas bandera de Manuel Vicente Duque cuando lo eligieron alcalde, en el 2015, con apenas 125.000 votos. Pero los audios y pruebas que la Fiscalía ha venido recaudando después de su captura, el pasado 2 de agosto, muestran que este político habría conformado su propia organización para apropiarse del presupuesto de la ciudad, duramente golpeada por la pobreza y la delincuencia común.

Más de 400 horas de grabaciones dan cuenta de que no había pasado siquiera una semana de mandato cuando el burgomaestre ya estaba afinando varios planes para apropiarse del presupuesto en complicidad con concejales, familiares y con la guardiana del erario local: la contralora Nubia Fontalvo, a quien se eligió de manera amañada.

“Voy a defender con mi vida, si es necesario, la plata de la educación”, dijo en su discurso de posesión ‘Manolo’ Duque. No obstante, hay evidencia de que ese y otros sectores se convirtieron en su botín personal. El raponazo más grande se concentra en la compra de predios que, usando información privilegiada, eran adquiridos por miembros de la organización y luego vendidos a mayores precios al propio distrito de Cartagena para obras de infraestructura.

El primo del alcalde, Julián Vásquez, es una de las claves del ilícito y de un negocio paralelo que ya dejó muertos y que prendió las alarmas sobre lo que estaba pasando en Cartagena: el del tráfico de licencias de construcción, que les costó la vida a 21 personas tras el derrumbe del edificio Blas de Lezo. Como lo reveló EL TIEMPO, ya se han identificado 15 edificios más, por los que la red recibió más de 8.000 millones de pesos.

Lo que está pasando es aberrante y triste, pues se calcula que 214.000 personas, 29 % de los cartageneros, viven en condiciones de pobreza a pesar de vivir en una ciudad en donde confluyen los poderes político y empresarial. Pero parece que esta vez los piratas estaban dentro de las murallas.

El Gobierno tiene que evaluar si debe desplegar una toma administrativa allí similar a la que ya se hizo en La Guajira. En todo caso, Cartagena necesita un salvavidas.

editorial@eltiempo.com.co

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA