El polémico derecho al olvido

El polémico derecho al olvido

Una persona podría solicitar que se eliminen contenidos que den cuenta de sus actuaciones pasadas.

21 de noviembre 2016 , 08:12 p.m.

Cada vez con más frecuencia los avances de la tecnología traen dilemas que deben dirimirse en esferas legales y con profundas implicaciones éticas y morales.

Este es el caso del debate en torno al pretendido derecho al olvido, el cual permitiría a cualquier persona solicitar que sean eliminados contenidos periodísticos que den cuenta de sus actuaciones pasadas. Estas, como es obvio, y como ha quedado demostrado en los casos que ya se han producido, no son precisamente las más virtuosas. Es frecuente la apelación a otro derecho: el del buen nombre.

La discusión acaba de reavivarse con motivo del proyecto de ley que presentó el senador del Centro Democrático Jaime Amín, y que ampliaría la jurisdicción de la Superintendencia de Industria y Comercio sobre empresas que, como Facebook, Twitter, Google y Amazon, son responsables del tratamiento de datos, pero que por no estar radicadas en el territorio nacional no están cobijadas por el régimen sancionatorio de dicha entidad.

Frente a este debate, distintas voces, entre ellas la Sociedad Interamericana de Prensa y la Fundación para la Libertad de Prensa, han advertido, con razón, sobre los peligros que para el derecho fundamental a la libertad de información entrañan estas acciones. En este caso en particular, no obstante permanezca la protección de las bases de datos periodísticas, la norma, de aprobarse, puede derivar en que una autoridad administrativa solicite la eliminación preventiva de una información relevante en redes sociales, canales que hoy son fundamentales para la actividad periodística.

Sin desconocer que la protección del derecho que tiene cualquier ciudadano a salvaguardar su buen nombre adquiere un nuevo cariz en tiempos de internet, de archivos de noticias digitalizados, es claro que esta nueva realidad no puede terminar forjando una herramienta de censura.

Vale recordar aquí la máxima según la cual en este campo la mejor regla es la que no está escrita. Que la armonización de ambos derechos sea una cuestión de buen y autónomo criterio, no de regulación.editorial@eltiempo.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA