Editorial: El nuevo Secretario General

Editorial: El nuevo Secretario General

Enorme responsabilidad recae sobre António Guterres al frente de la ONU.

17 de octubre 2016 , 12:37 a.m.

Es un lugar común en círculos diplomáticos aquel según el cual la mitad de los 193 países miembros de las Naciones Unidas esperan de quien ocupa la Secretaría General a un secretario y la otra mitad, a un general.

El nuevo titular de dicho cargo, el ex primer ministro portugués António Guterres, cuya designación la refrendó la Asamblea General del organismo la semana pasada, no será ajeno a dicha dicotomía.

Y es que tal figura ilustra bastante bien las arenas movedizas por las que el máximo representante de la ONU deberá transitar, tal y como lo han hecho sus antecesores. Algunos de ellos, en especial Ban Ki-moon –a quien le recibirá el cargo–, con más pena que gloria, según coinciden los observadores.

El balance del coreano tiende a ser opaco por asuntos que serán, en consecuencia, los principales retos para Guterres, quien viene de desempeñarse como alto comisionado para los Refugiados.

Una lista justamente encabezada por la crisis de quienes, desesperados, huyen de sus países de origen en distintos continentes; los escándalos en los que se han visto involucrados los cascos azules, que conforman las operaciones de mantenimiento de paz, como en la República Centroafricana; la guerra en Siria, en donde Estados Unidos y Rusia han relegado a un segundo plano a la organización y esta tampoco ha salido bien librada de tareas urgentes y puntuales como la crisis humanitaria en Alepo, en la cual 275.000 personas sufren un atroz sitio por fuerzas del régimen de Bashar al Asad, con respaldo ruso.

No menos importantes son desafíos como la tan reclamada reforma estructural, que le dé nuevos bríos a una entidad que por momentos parece relegada –arrastrando un pesado lastre burocrático–, con un papel secundario en escenarios en los que su actuación tendría que ser mucho más relevante. De ahí que observadores insistan en que urge un ‘aggiornamiento’. La igualdad de género se asoma como otra tarea pendiente ante datos como el de que solo 17 de los 79 subsecretarios son mujeres, al igual que elaborar una hoja de ruta que lleve los Objetivos para el Desarrollo Sostenible de las palabras a los hechos.

Por ahora, el que su escogencia haya sido fruto de un acuerdo entre todos los integrantes del Consejo de Seguridad, en tiempos en los que el disenso entre las grandes potencias es la nota predominante, constituye, sin duda, un marco de optimismo para el arranque de los cinco años que durará su gestión. “Había un candidato cuya experiencia, visión y versatilidad en varias áreas estaban comprobados. Y era marcadamente no contencioso ni controvertido”, afirmó sobre él Samantha Power, embajadora de Estados Unidos ante la ONU.

Una suerte de inesperado cheque en blanco al cual la humanidad entera espera que Guterres le dé buen uso, lo cual es necesario en un contexto mundial de aguas peligrosamente agitadas, que amenazan incluso con derivar en un escenario extremo que traiga a primer plano a la entidad en su misión fundacional: evitar que el mundo vuelva a vivir los horrores que vivió en la Segunda Guerra Mundial. Para ello, el nuevo Secretario tendrá que armonizar en su desempeño virtudes propias de secretario con otras de general.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com.co

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA