El BID y Mocoa

El BID y Mocoa

Es invaluable el aporte que desea hacer el Banco Interamericano de Desarrollo a esta zona.

18 de abril 2017 , 04:57 p.m.

El retorno de más de 11.000 estudiantes a sus salones de clase confirmó este lunes una vez más que la normalidad regresa a Mocoa, dos semanas largas después de la tragedia que asoló a la capital del Putumayo. A pesar de que centenares de familias siguen de luto y muchas más se han visto obligadas a buscar un nuevo sitio donde vivir, a medida que avanza el calendario la cotidianidad se impone.

Sin embargo, falta todavía mucho por hacer. El acueducto debe ser reconstruido y los puentes provisionales, remplazados por unos definitivos. La relocalización de más de un barrio se impone, aparte de las casas que desaparecieron en la avalancha y cuya construcción también está en la lista de pendientes.

No menos importante es mirar las posibilidades de una zona rica como pocas en recursos naturales, pero llena de vulnerabilidades. En ese sentido, es invaluable el aporte que desea hacer el Banco Interamericano de Desarrollo, que la semana pasada le presentó al Gobierno una serie de iniciativas que merecen apoyarse.

De tal manera, la entidad multilateral ofreció su respaldo en tres áreas claves. La primera es el desarrollo urbano y territorial sostenible; la segunda, el impulso a la infraestructura en la zona con miras a que la ciudad se convierta en un eje para la integración; y la tercera, el desarrollo económico y social de un departamento que necesita una hoja de ruta distinta.

Tanto la experiencia del BID en el manejo de desastres a lo largo y ancho del hemisferio como la posibilidad que tiene el organismo de conceder créditos en condiciones atractivas se combina con la presencia de expertos de primera línea entre su personal, que puedan ayudar a las autoridades locales, regionales y nacionales a contar con elementos para que Mocoa experimente un verdadero renacer.

Bienvenidos, entonces, aportes sustantivos como el mencionado. Porque no se trata en este caso de dejar las cosas como estaban, sino de adoptar los correctivos necesarios, aprendiendo de las equivocaciones del pasado, para que la dolorosa historia del primero de abril no vuelva a escribirse jamás.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

}

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA