Editorial: Paradoja de una riqueza sin igual

Editorial: Paradoja de una riqueza sin igual

El país cuenta con una riqueza natural incalculable. Sin embargo, hace lo posible por estropearlo.

16 de enero 2017 , 01:48 p.m.

No es coincidencia que en una misma edición de este diario hayan aparecido dos noticias que, a simple vista, parecerían diametralmente opuestas: el alarmante tráfico ilegal de fauna y el potencial que exhibe el país en materia de turismo de aves.

Pese a que existen normas que prohíben la captura y venta de animales exóticos, llámense guacamayas, flamingos, micos o los polémicos peces payaso –como los decomisados recientemente por la Secretaría de Ambiente de Bogotá–, las mafias dedicadas a esta actividad ilícita siguen haciendo de las suyas. Ya sea a plena luz del día, como en las plazas de mercado, o en locales ubicados en zonas concurridas de la capital, la compra y venta de especies protegidas o en vías de extinción se ofrecen al mejor postor. Sin contar con las redes criminales especializadas en camuflar animales en condiciones lamentables, con destino a clientes especiales que quieren exhibirlas en sus fincas de recreo o venderlas en el exterior, un negocio que puede llegar a mover hasta 25.000 millones de dólares a nivel global.

Las autoridades hacen lo que pueden, pero el negocio es tan rentable que un par de peces exóticos puede llegar a valer 800.000 pesos, como lo comprobó un reportero de EL TIEMPO. Y eso que las sanciones pueden llegar hasta los cuatro años de cárcel, y más.

En contraste, decíamos, la riqueza y exuberancia de las aves en el país está contribuyendo, a través del aviturismo, a incrementar este renglón de la economía y a generar nuevos ingresos para el país. Se trata de la observación e identificación de aves en su hábitat natural. Colombia cuenta con 1.921 especies, el 20 por ciento del total del planeta. Un privilegio que hay que salvaguardar a toda costa, un regalo con el que la naturaleza premió a un país que, sin embargo, hace lo posible por estropearlo.

Bien por el Ministerio de Turismo, que anuncia invertir en una actividad que, al tiempo que protege a nuestras aves, consolida al país como destino para el aviturismo. Sin duda, una mejor alternativa que seguir permitiendo el tráfico de fauna con consecuencias devastadoras para nuestro futuro.

editorial@eltiempo.com.co

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA