Duterte, el 'Castigador'

Duterte, el 'Castigador'

Sin duda, el pueblo filipino merece mucho más que este soez político con delirios de caudillo.

06 de septiembre 2016 , 07:37 p.m.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, tiene muchos problemas, además de su inveterado temperamento grosero. Esta semana se fue lengua en ristre, al insultar, con los peores epítetos, a la progenitora del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, para evitar que tocara el tema de su controvertida política antidrogas.

Como resultado de esta política, han muerto en dos meses más de 2.500 sospechosos de ser delincuentes o narcos, producto de ejecuciones en las que el gobernante ha dado vía libre a policías y militares.

Tal fue la tormenta diplomática que Obama canceló una reunión bilateral con él, que estaba programada en Laos, durante la cumbre de la Asociación de Naciones en el sudeste asiático, y las relaciones entre estos dos tradicionales aliados quedaron en una especie de suspenso incómodo a pesar de las excusas de Manila.

Este nuevo episodio forma parte de una larguísima lista de exabruptos desde que este abogado conquistó en los 90 la alcaldía de Davao, y de allí saltó al liderazgo nacional con sus políticas de mano dura, en las que el uso de escuadrones de la muerte lo catapultó. “Olvídense de los derechos humanos”, dice quien es llamado el ‘Castigador’, mientras responde críticas de las ONG por los mil muertos que dejó su alcaldía.

De tal calibre es el presidente que maneja los destinos de este empobrecido país asiático, que depende de los 11 millones de nacionales que envían sus remesas (13 % del PIB) y tiene 130 millones de habitantes, no obstante que su extensión es la tercera parte de Colombia. Al hecho de que no hay políticas para el control de la natalidad, y a la pobreza y delincuencia rampantes se suman el conflicto con los islamistas de Abu Sayyaf y el proceso de paz con la guerrilla comunista, que ha sido opacado por su lenguaraz actitud pues ya amenazó con sacar al país de la ONU.

Sin duda, el pueblo filipino merece mucho más que este soez político con delirios de caudillo, que ya debe de estar pensando cómo torcerles el pescuezo a las leyes para eternizarse en el poder. Lo curioso de todo, y que llama a la reflexión, es que la población lo premia con un 91 por ciento de popularidad: un récord histórico.


editorial@eltiempo.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA