Editorial: De vuelta a La Habana

Editorial: De vuelta a La Habana

Les corresponde a los negociadores armonizar sus argumentos con la postura que triunfó en las urnas.

23 de octubre 2016 , 09:44 p.m.

La decisión, democrática, de los colombianos de no avalar el acuerdo de paz alcanzado entre el Gobierno y las Farc, en la votación que tuvo lugar el pasado 2 de octubre, obligó a reabrir las puertas del Palacio de Exposiciones de La Habana para una nueva ronda de conversaciones que comenzará este lunes.

Alguna desazón tendrá que reinar entre quienes hace apenas unas semanas creyeron haber llegado a la meta de un largo esfuerzo. Alguien así como el estudiante que después de una ceremonia de grado (recordemos el acto de la firma en Cartagena) se ve obligado a regresar a las aulas al ser notificado de que no aprobó una materia.

Como es obvio, el tema para discutir será el de cómo plasmar, bien sea en un nuevo acuerdo o mediante modificaciones al actual, lo que más de seis millones de colombianos expresaron a través de su voto. Hay algo que está fuera de discusión y es que, al ser esta una democracia, los mecanismos de participación ciudadana de los que esta dispone, plebiscito incluido, deben honrarse plenamente. Les corresponde a los negociadores gubernamentales armonizar sus argumentos con la postura que triunfó en las urnas.

Dicho esto, hay que retomar lo ya expresado en estos mismos renglones, tanto sobre los límites de las pretensiones de quienes se opusieron al primer acuerdo, en particular sus líderes, y sobre la oportunidad única que tienen todas las partes de demostrarle al país su grandeza, lo que incluye, sobre todo, actuar con la celeridad que circunstancias tan excepcionales y críticas como estas demandan.

Respecto a lo primero, sigue vigente el llamado a los de la orilla opositora al Gobierno para que sus pretensiones no se salgan del marco del ejercicio democrático en cuestión. Dicho de otra forma, de la consulta que se hizo al constituyente primario sobre su postura frente a un asunto puntual como es el pacto alcanzado con la guerrilla.

Usarlo como medio para perseguir logros que, como lo afirmábamos hace unos días, “trascienden de lejos el propósito de buscar una nueva versión de lo acordado que incluya los reparos que respaldaron los que optaron por el ‘No’ ”, es forzar un mecanismo democrático; es no estar a la altura de la responsabilidad que su victoria les otorgó.

Admoniciones aparte, quienes a partir de hoy se vuelvan a ver las caras en la mesa deben tener suficientemente claro que su objetivo no puede ser ninguno distinto al de un nuevo acuerdo que interprete en buena medida a los votantes de la opción ganadora. Sería una desafortunada paradoja que por buscar la inclusión de un sector en la democracia se fuerce a esta a un punto en el que termine desdibujada.

Hay que insistir, por último, en que todos los involucrados –Farc, Ejecutivo, Centro Democrático y las demás fuerzas que promovieron el ‘No’– tienen una oportunidad irrepetible de pasar a la historia. Para ello tendrán que actuar sin pausa, conscientes de que el verdadero contendor esta vez no es tanto quien está sentado en frente en la mesa, o quien está en el polo opuesto de la escena política, sino el reloj. Y saber, sobre todo, que este es el momento por excelencia para tomar decisiones pensando en el país y en las próximas generaciones, no en las próximas elecciones.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com.co

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA