Correos ‘tragabilletes’

Correos ‘tragabilletes’

El pulpo del narcotráfico deja ver otro de sus despiadados tentáculos, que mueve millones de dólares

13 de marzo 2018 , 12:00 a.m.

Tal vez en medio del ambiente electoral del domingo no haya tenido la reacción que merece el informe de la Unidad Investigativa de este diario sobre las mulas ‘tragabilletes’ que utilizan las despiadadas mafias del narcotráfico para lavar el dinero producto del criminal negocio.

Autoridades de Estados Unidos y Colombia están alarmadas por esta impresionante modalidad. Y lo debe estar la sociedad toda, pues se trata de una manera inédita y “escabrosa”, como la calificó el general Juan Carlos Buitrago, director de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), quien se halla al frente de las operaciones para capturar a cuantos caen en las garras de estas redes y regresan al país con sus entrañas cargadas de billetes en dediles forrados en látex.

Como se sabe, el narcotráfico es perversamente creativo. Es evidente que las mafias continúan aprovechándose de la necesidad de la gente, de la ingenuidad de otros o de la ambición por el dinero supuestamente fácil.

“En un solo vuelo pueden traer más de un millón de dólares”, dijo el general Buitrago. Y reveló que en dos meses han caído diez personas con cerca de 500.000 dólares. El dinero viene de México, España o Centroamérica o de donde los narcos, que están cosechando la bonanza cocalera, tengan instalado su lucrativo negocio.

Pero la dura realidad es que estos ilusos seres ‘tragabilletes’ se enfrentan a penas de hasta 30 años de cárcel por lavado, fraude aduanero y enriquecimiento ilícito. En esa situación está una joven auxiliar administrativa, capturada en El Dorado de Bogotá, con el triste récord de traer en sus genitales y estómago 147 dediles, que sumaron 73.500 dólares.

Todo está en manos de la justicia. Se necesitan castigos ejemplares para las cabezas de estas redes y sus cómplices en
los puertos.

También fue capturada un ama de casa de 54 años que batió la marca y traía en el cuerpo 78.000 dólares. Y una estudiante universitaria que ingresó 31.000 dólares y, según dijo, prestó su cuerpo a cambio de ganarse 5 millones de pesos para pagarse el noveno semestre de su carrera. A la postre, una carrera contra ella misma. Como hasta la vida está en juego, otra, que corrió peor suerte, se recupera en una clínica luego de que uno de los dediles le estalló y le infectó el intestino.

El hecho claro es que con este tipo de prácticas, el pulpo del narcotráfico deja ver otro de sus despiadados tentáculos que mueve millones de dólares.

Por eso, los esfuerzos conjuntos de la Polfa, del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos y de la Dian para frenar esta modalidad son más que plausibles. Hay tecnología e inteligencia mutuas. Pero la lucha es de todos. Cualquier esfuerzo resulta inocuo si los aeropuertos siguen siendo disparadores de cargamentos de coca, en lujosos vuelos chárter, y receptores de ‘tragabilletes’.

Todo está en manos de la justicia. Se necesitan castigos ejemplares para las cabezas de estas redes y sus cómplices en los puertos. Además de trabajos de persuasión para que algunos ciudadanos no se jueguen su futuro en este riesgoso delito.

Es poco todo lo que se haga por cerrarles las vías y detener a los miserables narcos que les hacen daño irreparable al país y a su sociedad, a la cual causan dolor, muerte y tragedia.

editorial@eltiempo.com

Mulas de la mafia

Perfiladores de la Polfa ubican a los correos humanos y esperan hasta 36 horas a que expulsen los billetes que llevan en el estómago.

Foto:

Cortesía Polfa

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.