Aún no es suficiente

Aún no es suficiente

El ideal es que Maduro atienda los llamados de la OEA, que este lunes se reúne de urgencia.

03 de abril 2017 , 01:40 a.m.

Ante una presión internacional sin precedentes para Venezuela, aparte de las grandes manifestaciones internas del pueblo que salió a la calle a repudiar la medida, Nicolás Maduro –técnicamente, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)– ha dado marcha atrás en la absurda decisión de anular las funciones de la Asamblea Nacional (el Legislativo), además de retirarles la inmunidad a los parlamentarios. Lo que, en la práctica, era un golpe de gracia a la separación de poderes, al Estado de derecho, y un paso hacia la dictadura, como fue calificado por varias naciones y medios de prensa de todo el mundo.

El mandatario del vecino país quiso calmar las aguas; inclusive, aparecer como mediador al convocar un Consejo de Defensa para dirimir una “controversia”, como la calificó simplemente, o un “impasse”, entre el TSJ y la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, quien no comulgó con las sentencias y las había señalado, con toda razón, de violatorias del orden constitucional. De allí salió la orden al Tribunal Supremo de corregir las controvertidas sentencias 155 y 156, que habían puesto en mayor duda la democracia de la hermana república. Y que, de paso, le daban superpoderes a Nicolás Maduro.

Es un hecho positivo. Todo lo que signifique restablecer el orden constitucional allí donde camina por un hilo delgado es bienvenido. Pero este hecho aún tiene muchos pendientes. Porque el fondo del asunto está en que se le reconozcan a la Asamblea Nacional todas las garantías constitucionales y se respeten sus actuaciones, pues no se le ha levantado el cacareado estado de “desacato”.

Así que se le ha puesto algo de dulce al ácido, pero la corrección, como lo dicen algunos analistas, no mejora mucho la situación ni el estado de desazón del pueblo de Venezuela. El ideal es que Maduro atienda los llamados de la OEA, que hoy se reúne de urgencia para tratar el complejo asunto de su país, de liberar los presos políticos y anunciar un calendario electoral. Si esto no ocurre, lamentablemente, y ojalá nos equivoquemos, no se ve luz para una salida de la crisis política y de la deplorable situación social.editorial@eltiempo.com.co

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA