Editorial: Apoyo a Nairo Quintana

Editorial: Apoyo a Nairo Quintana

Vale la pena respaldar la iniciativa que ha gestado para renovar la dirigencia ciclística en el país

23 de enero 2017 , 08:43 p.m.

Nairo Quintana le ha demostrado al mundo que es dueño de una determinación de hierro a veces superior, incluso, a sus cualidades físicas. Como la que ha enseñado en su más reciente desafío, este fuera de la bicicleta. Se trata de la iniciativa que ha gestado para renovar la dirigencia ciclística, aprovechando la elección de un nuevo comité directivo en la Federación del ramo.

La competencia es entre Jorge Ovidio González, actual gerente y dos veces presidente de la Federación, y Fernando Flórez, exalcalde de Tunja. Nairo no solo ha respaldado de manera activa la candidatura de Flórez –se sabe que ha llamado a varios dirigentes políticos y empresariales para comprometerlos con integrar, de salir airoso, el nuevo comité directivo–, sino que también plantea toda una agenda de cambios inaplazables.

El cambio es necesario. Varias veces, y desde diferentes tribunas, se ha llamado la atención sobre el discreto desempeño de la actual administración, de la que hace parte González. Una Vuelta a Colombia lejos de su esplendor de otros años, serias denuncias sobre la presencia de dopaje, un bloqueo sistemático a quienes quieran organizar competencias de calidad, una total indolencia con jóvenes humildes que deben pagar una de las licencias más caras del mundo para poder competir son solo temas puntuales en una larga lista de aspectos por mejorar.

Se requiere, ante todo, implantar una visión empresarial que permita modernizar la gestión, consolidar la formación de las nuevas generaciones y vender al gran público un ciclismo que en la pasada temporada fue clasificado por la UCI, ente rector mundial de este deporte, como el segundo del mundo. No es un secreto que el manejo de las cosas en Colombia no se compadece con las victorias en Europa.

Por lo anterior, vale la pena respaldar el proyecto liderado por Quintana. Y es que el de Cómbita podría optar por la comodidad de ocultar su descontento y disfrutar de su condición de ídolo mundial, pero no, al contrario, quiere abrirle paso a esa dirigencia que le hubiera gustado tener en sus inicios. Ojalá las ligas departamentales, que tienen en sus manos los votos para elegir la nueva administración, no frustren la necesidad de renovación.

editorial@eltiempo.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA