75 años del Instituto Caro y Cuervo

75 años del Instituto Caro y Cuervo

El Instituto Caro y Cuervo está protegiendo el castellano y nuestra manera de usarlo.

04 de septiembre 2017 , 01:18 a.m.

El Instituto Caro y Cuervo fue creado en agosto de 1942, 450 años después de la llegada a América de Cristóbal Colón, con el objeto de continuar el ‘Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana’ que el filólogo colombiano Rufino José Cuervo empezó a escribir en 1872.

Fue el ministro de Educación Germán Arciniegas quien, en el segundo gobierno de López Pumarejo, empujó la idea de montar un instituto para cultivar los estudios literarios, filológicos y lingüísticos y para continuar el minucioso trabajo gramatical y sintáctico que Cuervo dejó en la letra D el día de su muerte. El monumental diccionario, de 8.000 páginas y ocho tomos, fue finalizado en 1994 por el Caro y Cuervo. Y recibió el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 1999.

Dieciocho años después del merecidísimo reconocimiento, el instituto ha llegado renovado a los 75 –lleno de ideas nuevas y de programas académicos ajustados a los tiempos que corren– bajo la dirección de la excelente Carmen Millán de Benavides. Su Festival de la Palabra ha superado la sexta edición como uno de los más interesantes encuentros culturales alrededor de la palabra castellana. Y su ‘Atlas lingüístico y etnográfico de Colombia’ (Alec), otra tarea enorme de seis volúmenes, 18.000 fotografías y cientos de horas de grabación, está a punto de ser publicado para las comunidades del siglo XXI bajo el título de ‘Un Alec para el siglo XXI’.

En ese mismo sentido, el de conservar el patrimonio léxico de los colombianos sin perder de vista el siglo XXI, el instituto ha estado poniendo al día un ‘Diccionario de colombianismos’ que aspira a reunir 10.000 palabras y expresiones hechas en Colombia. Se busca, también, preservar entre 65 y 68 lenguas indígenas. Hoy, cuando el lenguaje cambia por minutos y las jergas se difunden a la velocidad de internet, el Instituto Caro y Cuervo está portándose a la altura de su enorme responsabilidad: está protegiendo el castellano y nuestra manera de usarlo con sabiduría de viejo y energía renovada. Está resguardando la Historia. Pero lo está haciendo con humor y juventud. Es decir, con un mérito y un valor extraordinarios, que hay que aplaudir.

editorial@eltiempo.com.co

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA