60 por ciento de armas menos

60 por ciento de armas menos

El desarme es un hecho que sigue cumpliéndose y que debe servir de base para una nueva Colombia.

14 de junio 2017 , 12:00 a.m.

Hubo mal clima en la segunda entrega de las armas de las Farc. No pudieron llegar a tiempo el presidente Santos ni sus invitados internacionales hasta la vereda La Elvira, en el municipio de Buenos Aires, Cauca, a ser testigos de cómo el grupo guerrillero sigue entregando los fusiles que durante más de medio siglo causaron dolor y muerte. Pero el desarme es un hecho que sigue cumpliéndose y que cada vez, afortunadamente, se ve más irreversible y debe servir de base para una nueva Colombia.

Unas pocas imágenes se conocieron de la histórica entrega de los fusiles. Sin embargo, el jefe de la Misión de la ONU, organismo encargado de la verificación, ha recordado no solo que hoy quedarán en sus manos 4.400 armas de la guerrilla, sino que dentro de 8 días habrá terminado el desarme. Se trata, sin lugar a dudas, de una noticia de suma importancia sobre un momento que –más allá de las contingencias políticas, de los pesimismos, de las versiones a medias– será definitivo para un país que quiere dejar atrás una época de conflicto.

primeras imágenes de las armas que las Farc le entregó a la ONU

Estas son las primeras fotos que se publican de las armas que las Farc le entregó a la ONU

Foto:

NC Noticias

Por culpa de la polarización que ha traído el tema –y, sobre todo, del manejo que los unos y los otros le han dado– se han estado leyendo con hastío y con desconfianza los avances innegables en la implementación de los acuerdos con las Farc. Pero las imágenes, despojadas de espectáculo, son una nueva razón para seguir creyendo en la resolución de los conflictos por la vía del diálogo, en el derecho a la paz de las nuevas generaciones de colombianos.

Se ha hablado esta misma semana de las primeras amnistías a los exguerrilleros, de las 2.500 muertes que ha evitado el fin del conflicto, de los 300 combatientes de las Farc que comenzarán a prepararse para trabajar como escoltas, de las labores de desminado en diferentes lugares de nuestra geografía: esas noticias, sumadas a la del desarme, tendrían que seguir probándole al país el fin de una de sus peores guerras y devolviéndoles a los colombianos la confianza en una sociedad que sea capaz de cambiarse para bien a sí misma, de dejarse de matar. Sesenta por ciento menos de fusiles es una firme esperanza.

- editorial@eltiempo.com

Notas relacionadas

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA