Editorial: 125 años de la Policía Nacional

Editorial: 125 años de la Policía Nacional

La institución ha pagado un alto costo en vidas y prestigio, en un país convulsionado.

14 de noviembre 2016 , 11:36 p.m.

El pasado 5 de noviembre se cumplieron 125 años de la creación de la Policía Nacional de Colombia. Fue bajo el mandato de Carlos Holguín Mallarino, quien con su rúbrica dio vida a una institución que ha acompañado el acontecer nacional fiel a su propósito de salvaguardar la seguridad, la integridad y el respeto hacia los ciudadanos.

En un país convulsionado como el nuestro, la Policía Nacional –al igual que las demás fuerzas del orden– ha pagado un alto costo en vidas, sacrificio y prestigio a causa de los múltiples conflictos a los que ha tenido que hacer frente y de los retos que demanda un organismo con más de 180.000 integrantes.

A su papel eminentemente urbano y disuasor ha debido sumar la lucha contra poderosas organizaciones criminales en todos los rincones del territorio nacional, desde bandas de ladrones hasta ejércitos paralelos que han bañado de sangre la nación: narcotráfico, terrorismo, contrabando, minería ilegal... No ha sido una tarea fácil. Y sin embargo, la Policía ha conseguido adaptarse a las circunstancias y ha reaccionado a tiempo para frenar el ímpetu delincuencial.

Esa evolución ha derivado en una entidad que hoy cuenta con 14 direcciones, 8 regiones, 17 metropolitanas, 1.239 estaciones, 505 subestaciones y 615 CAI. Por otro lado, el conflicto y la multiculturalidad del país han desencadenado la creación de cuerpos especializados para cumplir su misión: la policía rural, los grupos de operaciones especiales, la que vela por la niñez y adolescencia, la policía indígena (con 873 integrantes), la de los afros (6.991) y, por supuesto, las mujeres, que hoy suman 16.000 en filas.

Pocos organismos similares en el mundo pueden darse el lujo de pertenecer a los cuerpos policiales de mayor reconocimiento. La nuestra hace parte de Interpol, Europol, Ameripol y Clacip, y participa en tres misiones de paz de las Naciones Unidas.

Estos 125 años constituyen, pues, ocasión oportuna para exaltar la labor de quienes integran esta fuerza, encabezada por el general Jorge Hernando Nieto. Y a los valientes que ofrendaron sus vidas luciendo el uniforme verde y aún siguen dejando su estela de arrojo en la lucha contra el crimen en todas sus modalidades.

No todos los momentos han sido de brillo. Casi tan doloroso como el sacrificio en el campo de batalla ha sido reconocer que por sus cuarteles han desfilado miembros que empañaron el honor de la Policía. Los actos de corrupción y violación de derechos fundamentales desdicen de los deberes que la inspiran. Por fortuna, la depuración de estos malos elementos ha sido asumida sin pausa, pues Colombia y sus ciudadanos reclaman, ante todo, la confianza en la institución. Como bien lo dijo el presidente Juan Manuel Santos durante el reciente acto de conmemoración, la Policía hoy “entiende perfectamente que su legitimidad radica en el respeto por los derechos humanos de toda la ciudadanía e inclusive de los propios adversarios”.

En buena hora, estos 125 años coinciden con un acuerdo de paz que les permite a los colombianos tener más motivos que reproches para sentirse orgullosos de sus policías, sin cuya entrega hoy no habría motivos para celebrar.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com.co

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA