Los eternos juguetes de las madres

Los eternos juguetes de las madres

Las flores se anuncian como 'el regalo ideal para mamá' y en el Día del Padre: equipos electrónicos.

07 de mayo 2018 , 12:19 a.m.

Basta con dar un vistazo a los folletos de las grandes tiendas, las vallas callejeras y las propagandas de televisión y de las redes sociales que por estos días nos conminan a regalar tantas cosas inútiles en el Día de la Madre, para constatar que el movimiento #MeToo no ha logrado rozar siquiera ese mercado millonario de la publicidad, que es el gran educador y el reflejo de nuestras emociones más primarias.

Entre flores, perfumes y artículos para el hogar que se anuncian como “el regalo ideal para mamá” y los regalos que dentro de un mes, ya lo verán, se sugerirán para el Día del Padre –equipos electrónicos, maletines de trabajo, cajas de herramientas y, algunas veces, libros– se ve la misma brecha que caracteriza a los juguetes con los que crecimos, y siguen creciendo aún, los niños y las niñas. Las ideas de audacia, movimiento y mundos abiertos para la exploración, presentes en los regalos varoniles, se contraponen a las que, consciente o inconscientemente, asociamos con los regalos femeninos para todas las edades. Incluso en juguetes tan creativos como Lego, estas diferencias han sido objeto de protestas por parte de las niñas, quienes también quieren más que fichas rosas y pasteles, y aspiran a cruzar las fronteras de la casa para explorar otras galaxias, al comando de sus propias naves.

En este “homenaje” anual que el comercio ofrece a las madres, y que todos auspiciamos, se revelan las mismas prácticas que están instaladas desde la infancia nuestra y se reproducen sin que nadie las cuestione. Así, año tras año, junto con el ritual de recibir regalos (lo cual supone muchas veces un trabajo extra para organizar, preparar y lavar los platos de la propia fiesta), los mensajes ligados a la celebración reiteran palabras como abnegación y sacrificio, y persisten en mostrar a las madres como unas heroínas dispuestas a darlo todo por sus hijos –incluso a desdibujarse o a desaparecer por ellos–, pero siempre felices, como si la maternidad fuera un regalo, como si no llevara aparejadas tantas dudas existenciales, y también como si fuera La Única Realización de La Mujer –así, con mayúsculas intencionales–.

Si bien hasta hace poco más de medio siglo la maternidad era una especie de destino ineludible, ahora es una opción –una de muchas–, y el ideal es que haya cada vez más mujeres, y hombres, por supuesto, que puedan tomar la decisión de tener o no tener hijos, sin esa carga de control social que se expresa y se transporta en el discurso edulcorado de las madres siempre buenas, y siempre bonitas y sonrientes, ¡y ahora, además, buenas profesionales! Y tantas veces tan solas y tan conminadas al silencio, sin apoyo real de la sociedad ni del Estado.

La revolución existencial que implica ser madre o padre nos sitúa frente a una disyuntiva que jamás se resuelve: ¿hasta qué punto es posible olvidarse de sí mismo para cuidar a otro ser humano durante todos los años que requiere el logro de su completa autonomía? Como no existe –afortunadamente– una respuesta única y hay tantas formas de abordar esa pregunta, y tantos momentos críticos que transcurren entre el largo tiempo de la crianza, es hora de albergar esas maternidades –o no maternidades–, de contarlas con otros discursos, como lo están haciendo el arte y la literatura, y de pensarlas en clave política, es decir, en clave de derechos.

Desde los derechos sexuales y reproductivos ligados a la decisión de tener hijos, hasta la corresponsabilidad del Estado para garantizar las tareas de la educación y del cuidado, la maternidad es mucho más difícil, pero también mucho más interesante y más compleja para quien quiera asumirla, que los homenajes del domingo.

YOLANDA REYES

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.