De varones ilustres

De varones ilustres

Las mujeres representamos algo llamado (generalmente por los hombres) "la cuota femenina".

07 de noviembre 2016 , 02:06 a.m.

¿Son machistas los autores colombianos?, me preguntó una colega de un país vecino. Sin pretensión de generalizar, le conté la experiencia que acababa de vivir en el hotel donde nos alojábamos los escritores invitados a una feria del libro. Para darle contexto, le aclaré que solía ser bastante mayor el número de varones invitados a las ferias y que muchas veces las mujeres representábamos, no una manera de escribir ni un movimiento literario, sino algo llamado (generalmente por los hombres) “la cuota femenina”, pero vamos a la historia.

Dos autores me habían invitado a sentarme a su mesa a la hora de la cena y yo les había preguntado si habían sentido un temblor del que se hablaba en Bogotá. Ambos contestaron que no, y les dije que era una fortuna pues había vivido el terremoto de Chile del 2010 en un hotel y me daba pánico pasar por una experiencia semejante. Mis interlocutores me escucharon con esa indulgencia que muchas veces se concede a los relatos femeninos y uno de ellos, que no me miraba y que no hizo ningún esfuerzo por saber mi nombre, le contó a su congénere, mirándolo solamente a él, como si yo no estuviera ahí, su experiencia en el terremoto de Managua. Los varones se enfrascaron en su “top de terremotos” y en la intensidad de los más importantes, y de repente me vi ahí, pidiendo la palabra, casi levantando la mano, como en el colegio, para decir que el mío (el de Chile) había sido peor, que había desviado el eje de la tierra y que yo recordaba los grados exactos en la escala de Richter, pero era tan ridícula semejante competencia que terminé de comer en silencio y me despedí sin que ellos apenas lo notaran.

La escena me recordó otra en un festival literario de Cartagena y también se la conté a mi colega. En un almuerzo con varones escritores, había expresado lo importante que me había parecido oír leer de viva voz al escritor Jonathan Franzen un pasaje de su libro ‘Freedom’. Les dije, pues ellos no habían leído la novela, que en la traducción al español se perdía esa voz –el tono, el acento, la cadencia– de un hombre de mediana edad, republicano del sur, y que por eso antes de oír leer a Franzen en inglés, su perorata me había parecido más digna de un editorial que de la identidad del personaje.

Los colegas varones parecían prestar poca atención a mis observaciones sobre lo difícil que podía ser traducir en poco tiempo las voces de los personajes en una novela construida justamente sobre esas voces, pero cuál no sería mi sorpresa cuando esa misma noche, a la hora de la cena, frente a autores “internacionales”, considerados muy importantes, uno de mis interlocutores del almuerzo habló de la novela de Franzen y repitió mis palabras sobre el problema de la traducción, sin mencionar mi nombre, por supuesto. Yo me vi ahí, pensando si debía reclamar la autoría, pero era tan ridícula la escena que lo dejé vanagloriarse del libro que él no había leído.

Seguramente muchas lectoras tendrán ejemplos de esos ninguneos cotidianos que hoy traigo de nuevo a cuento a propósito de la columna de Nicolás Morales titulada ‘El top de los intelectuales indignados (revista ‘Arcadia’, n.° 133). “Hay muchos hombres y pocas mujeres” (y eso que hice consulta popular)” –aclara Morales para referirse a su preocupación por la “falta de indignación” (y al parecer de inteligencia) de las mujeres en sus reacciones después del plebiscito–. Y yo me quedo pensando cuántos de sus encuestados se parecerán a esos ilustres varones que no suelen acusar recibo de tantas luchas y de tantas escrituras –relacionadas de muchas formas con el plebiscito– que están siendo lideradas por mujeres en Colombia.

Colofón: ya dos meses sin ministra o ministro de Educación en el país “más educado”.

YOLANDA REYES

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA