‘Los y las’, una repetidera inútil

‘Los y las’, una repetidera inútil

Nada se gana cambiando un sustantivo o un pronombre, si la mentalidad sigue siendo la misma.

20 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

Cada vez que tengo que dirigirme a algún auditorio –cuando voy a dictar una conferencia, a moderar un panel o a participar en algún foro– empiezo dándoles las gracias a los asistentes por su compañía y a los organizadores del evento por la invitación. En ese saludo inicial me refiero a todos y, de manera explícita, aclaro que ese ‘todos’, como masculino genérico, incluye a hombres y mujeres, más allá de su género individual o de sus preferencias sexuales.

Y, por supuesto, lo hago ex profeso porque estoy hastiado de esa corrección idiomática (¿o política?) que algunos círculos, gremios o asociaciones pretenden imponerle al lenguaje y que ha llegado a extremos tan absurdos como el de pretender obligar a una entidad como la Alcaldía de Bogotá a cambiar un eslogan por considerarlo excluyente, discriminador y no sé qué otras atrocidades.

Ya sé que por causa de estas líneas van a caerme rayos y centellas, pero también tengo la certeza de que no soy el único horrorizado por los excesos propiciados por ese afán de meterle política al idioma, tratando de darle un significado excluyente a términos que no lo tienen y no son más que inocuas construcciones gramaticales, sin ningún trasfondo sexista.

Hablar de los y las, todos y todas, colombianos y colombianas, ciudadanos y ciudadanas, bogotanos y bogotanas, es un despropósito.

Uno entiende que en los tiempos que vivimos se haga necesario feminizar los términos que se refieren a ciertas profesiones o cargos que antaño eran de dominio exclusivo de los varones, y que hoy sea natural hablar de médicas, abogadas, jefas, concejalas o presidentas; son expresiones normales. Pero seguir incurriendo en el desgaste de duplicar artículos, sustantivos y adjetivos para hablar de los y las, todos y todas, colombianos y colombianas, ciudadanos y ciudadanas, bogotanos y bogotanas, me parece un perfecto despropósito.

Si seguimos en esa dinámica, dentro de poco tendremos que alargar aún más la cosa, para poder incluir también a aquellos que no encajan dentro de las tradicionales categorías de femenino y masculino. ¿Cómo diablos vamos a tener que referirnos a los bisexuales, transexuales, transgénero, travestis e intersexuales? ¿Van a acuñar un nuevo artículo para cada caso? ¿O, como ya no les va a alcanzar la inefable ‘@’, les va a tocar echar mano de símbolos como ‘œ’, ‘©’, ‘ø’ o ‘æ’ para que ningún individuo siga sometido al dominio machista ejercido por medio del idioma? ¡Por favor...!

Es evidente que vivimos en un mundo que ha sido controlado por hombres a lo largo de los siglos; pero también es verdad que estas nimiedades idiomáticas o gramaticales no son la mejor herramienta para cambiar el chip de una sociedad que durante tanto tiempo ha permitido la violación de los derechos de las mujeres.
Nada se gana cambiando un sustantivo o un pronombre si la mentalidad sigue siendo la misma. No es una cuestión de forma, sino de fondo.

* * * *

Colofón. A pesar de que no estaba entre mis planes, gracias a una invitación de última hora, estuve el domingo en El Campín, en la final entre Santa Fe y Millonarios. Tengo que admitir que –pese a que no portaba ningún distintivo que pudiera ‘provocar’ a los fanáticos cardenales– iba lleno de nervios, pero la circunstancia lo ameritaba; al fin y al cabo, era una oportunidad única. Una definición como esa no se ve todos los años; por primera vez los dos equipos bogotanos disputaban un campeonato en un clásico, y quién sabe cuándo volvería a darse un partido igual. Por eso decidí correr el riesgo. Fueron 90 minutos metido en la boca del león, viendo el juego en medio de hinchas rojos, sin contratiempos, pero con muchas emociones contenidas; sin poder saltar en las jugadas más álgidas ni gritar en los goles, pero con la satisfacción de ver una nueva estrella en nuestro escudo. Después del susto llegó el gusto. ¡Gracias, Millos!

VLADDO

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.