'La República' nueva

'La República' nueva

La evolución del negocio de la información ha obligado a los veteranos quijotes del periodismo a cederles el paso a los grandes grupos económicos.

03 de enero 2017 , 06:50 p.m.

Quienes hemos trabajado en periódicos –y revistas– sabemos que mientras más modernos son los equipos más temprano es la hora de cierre. Cuando los periódicos se hacían con las uñas el cierre se hacía tarde en la noche y el periódico llegaba siempre a primera hora de la mañana. Hoy, con las oficinas llenas de computadores conectados a internet, celulares, televisión por cable y comunicaciones satelitales, los periodistas tienen que entregar su trabajo mucho antes.

Claro, esta es una evocación nostálgica de un oficio que ha evolucionado sin parar. Antaño, llegar a las oficinas de un periódico era casi como entrar a una ciudad de hierro con todas sus luces, los ruidos de sus máquinas y la gente corriendo de un lado para otro. Hoy, las salas de redacción cada vez parecen más un quirófano y son limpias, ordenadas y, horror de horrores, silenciosas. Ya no se oyen las múltiples conversaciones que se cruzaban en el ambiente: que falta una foto, que contesten el teléfono, que no llega una nota, que se dañó el télex, que entró un nuevo aviso, que el fax está sin papel, que se cayó una entrevista, que quién tiene fósforos, que toca capar un artículo, etcétera...

Ahora todo es tan tranquilo, tan limpio, tan quirúrgico, que es imposible imaginar aquellos tiempos en que los cubículos no existían y los escritorios de los periodistas estaban atiborrados de carpetas, fotos, libros, periódicos viejos, documentos y recortes apilados en un desorden que a duras penas dejaba espacio para la máquina de escribir. Todo eso aderezado con la nube de humo de los fumadores –que eran casi todos los periodistas– y al final del día con el aroma de café recalentado y licor recién descorchado; porque redacción que se respetara funcionaba a punta de tinto, teléfono y trago.

Así era el ambiente del periódico La República en 1986, cuando empecé a recorrer estos fascinantes senderos del periodismo. Y así era también la redacción de El Tiempo. Y la de El Siglo. Y la de El Espectador.

En esa época, además, los periódicos eran un negocio familiar: El Tiempo, de los Santos; El Espectador, de los Cano; El Siglo, de los Gómez, y La República, de los Ospina. Y aunque uno pensaría que la tecnología ha reducido los costos, lo cierto es que el negocio ha evolucionado tanto que ha obligado a los veteranos quijotes del periodismo a cederles el paso a los grandes grupos económicos para asegurar la supervivencia de sus medios. Hoy El Espectador pertenece al Grupo Santo Domingo; El Tiempo, a la Organización Sarmiento Angulo, y El Siglo, a la familia Uribe Vegalara, propietaria, entre otros negocios, de Casa Toro.

Siguiendo esa tendencia, en 2016 la Organización Ardila Lülle –propietaria de RCN radio, del canal RCN y de muchas empresas más– adquirió La República, que pertenecía a El Colombiano, y tomó sus riendas el pasado 2 de enero.

Fundado en 1954 como un diario general, desde mediados de la década del ochenta este periódico se convirtió en pionero de la información económica. Bajo la dirección de Fernando Quijano Velasco, sus páginas se han distinguido por ofrecer una visión muy aterrizada y amena de la información financiera y hasta donde sé el propósito de los Ardila es conservar esa esencia, alejado de causas políticas.

Pero la mira de la Organización Ardila está puesta más allá de esta adquisición y apunta a la creación de un medio, digital o impreso, dirigido a los 'millennials', tarea en la cual será fundamental la experiencia de Sergio Quijano Llano, quien fue gerente de Nuevos Medios de Semana y era el gerente general de Publimetro Colombia, mismo cargo que ocupa desde el lunes en La República.

Se abre, pues, una nueva página en el periodismo nacional que, esperamos, esté llena de buenas noticias.@Vladdo

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA