Esta inquietante ‘debatitis’

Esta inquietante ‘debatitis’

¿No sería mejor que hubiera solo dos o tres debates, pero grandes de verdad?

25 de abril 2018 , 12:00 a.m.

Si yo fuera candidato presidencial, estaría tanto o más fatigado que los actuales aspirantes a ocupar la Casa de Nariño desde el próximo 7 de agosto. 

Y no lo digo por las incontables correrías que ellos tienen que hacer a lo largo y ancho del país; ni por las numerosas entrevistas en las que tienen que hablar de lo divino y lo humano; ni por las miles de selfis que tienen que aceptar con pasmosa resignación, sin importar si están cansados, sudorosos, hambrientos o de afán; ni por esa preocupación constante de no dar papaya, para que tipos insoportables como yo no les cobremos una metida de pata, un error en un trino o una frase desafortunada; ni por esa angustiosa necesidad de tener que parecer inteligentes –o al menos ingeniosos– con cada reportero, con cada estudiante o con cada analista que se les cruza en el camino.

No, no creo que ninguna de estas sea la principal causa del cansancio en la actual campaña presidencial. Lo que sí creo que debe tener hasta la coronilla a estos señores ¡y con toda la razón! es el exceso de debates a los que los han invitado. Desde hace un mes –cuando se llevó a cabo el primer cara a cara en la Universidad de Columbia, en Nueva York–, los candidatos han tenido que asistir en Medellín, al debate de Semana y Teleantioquia; en Barranquilla, al del periódico El Heraldo; y en Bogotá, al del canal RCN, la semana pasada, y al del periódico Portafolio, realizado ayer. En el interregno se quedaron pendientes el debate con los niños –que estaba programado para el lunes, pero fue cancelado– y el que se frustró en Manizales la semana pasada, debido a problemas de desorden público. Y en las cuatro semanas que faltan para la primera vuelta, tendrán que encontrarse quién sabe cuántas veces más, en distintos puntos de la geografía nacional. ¡Qué cansancio!

Si el propósito de los debates es ayudarles a despejar las dudas a los votantes más indecisos, este exceso solo contribuye a fomentar la apatía.

Es obvio que los debates son necesarios, ya que le permiten al potencial elector acercarse un poco a los candidatos para conocer mejor sus propuestas y verlos como seres de carne y hueso, con sus habilidades y limitaciones; pero este exceso solo produce saturación y convierte esos encuentros en una repetición de la repetidera, que además causa hastío entre los televidentes. Para completar, la mayoría de los debates han sido sosos y ladrilludos y en algunos casos han tenido un formato escuelero que no permite valorar debidamente a los candidatos.

¿No sería mejor que en vez de tantos y tan variados debaticos –en los cuales ponen a los candidatos a comportarse como niños juiciosos en examen, cada uno en su pupitre– hubiera unos pocos debates, grandes de verdad, al estilo de los que se hacen en Estados Unidos, donde patentaron esa fórmula en 1960, cuando un joven y carismático John F. Kennedy se enfrentó en tres oportunidades a un disminuido Richard Nixon?

¿Para la segunda vuelta no resultaría más interesante que en vez de tres o cuatro encuentros semanales, en canales diferentes, se realizaran dos o tres debates, organizados por los medios –en asocio con instituciones educativas, cívicas y sociales– y manejados por un panel de moderadores que, al estilo de los gringos, permitan que se luzcan los candidatos y no los periodistas?

En lugar de hablar hasta de “la humanidad entera que entre cadenas gime”, ¿no sería preferible que en cada debate hubiera una temática concreta, tratada a fondo por los participantes y con la posibilidad de que ellos puedan interactuar, con vehemencia pero con respeto y argumentos, con unos límites de tiempo?

Si el propósito de los debates es ayudarles a los votantes más indecisos a despejar las dudas, una ‘debatitis’ como la actual solo contribuye a fomentar la apatía en un muy mal momento, pues estamos en una coyuntura en la cual la participación ciudadana se hace más indispensable que nunca. @OpinionVladdo

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.