Antes de que sea demasiado tarde

Antes de que sea demasiado tarde

En esta campaña las agresiones han subido de intensidad hasta llegar casi a los linchamientos.

07 de marzo 2018 , 12:00 a.m.

La ola de abucheos, insultos y agresiones a los candidatos presidenciales y a otros dirigentes políticos no comenzó la semana pasada con las protestas contra Álvaro Uribe en la ciudad de Popayán ni con el violento sabotaje contra Gustavo Petro en Cúcuta, que hasta ahora han sido los más graves de la actual campaña.

Esta modita de salirle al paso a cualquier candidato ‘adversario’ a punta de groserías y rechiflas tampoco había arrancado unos días antes en Cali, cuando Timochenko fue emboscado por un grupo de personas liderado por un candidato a la Cámara del Centro Democrático, que megáfono en mano retaba al candidato de la Farc a que se bajara del carro, para “darle en la cara”. Allí Timochenko recibió, además de gritos y descalificaciones, una lluvia de verduras y botellas plásticas, con las cuales se le impidió desarrollar sus actividades proselitistas. 

Sin embargo, este impasse en la capital del Valle no fue el primer ataque del cual fue objeto el exguerrillero, pues a comienzos de febrero su presencia desató una dura protesta en el centro de Armenia por parte de ciudadanos que rechazaban su presencia en la ciudad. Timochenko hizo caso omiso de las agresiones y le bajó el tono al incidente.

Ya no se trata sólo de protestas de ciudadanos indignados, sino de ataques premeditados y coordinados para causar daño.

Pero ese agrio recibimiento a un político ya tenía antecedentes en otras partes del país, sobre todo en la ciudad de Medellín, donde Germán Vargas Lleras y Antonio Navarro tuvieron que pasar un mal rato por cuenta de un energúmeno uribista –cuya identidad es conocida, pero que no menciono para no darle más bombo– que tiene como bandera la intolerancia y como consigna la ofensa a cualquiera que, según él, se aparte de los designios de su admirado expresidente.

Su rosario de agravios empezó a finales de julio de 2016, con las rechiflas y el acoso a Navarro Wolff en una calle de la Capital de la Montaña. A grito herido, el agitador se dedicó a entorpecer la labor del senador de la Alianza Verde, que trataba de explicar las bondades de los acuerdos de paz y que, a pesar de los alaridos del saboteador de oficio, nunca perdió la calma. Incluso, horas más tarde, Navarro escribió en su cuenta de Twitter: “Si la defensa de la paz incluye encontrar en la calle a uno que otro gritón, pues qué le vamos a hacer. Seguiré defendiendo la paz”.

Poco más de un año después, en septiembre pasado, el turno le tocó a Germán Vargas Lleras, quien en un recorrido por la misma ciudad fue increpado por el personaje de marras, que se abrió paso entre los seguidores del candidato y casi al oído le gritaba sin descanso. Pese a la insistencia del agresor, hay que abonarle al exvicepresidente que en todo momento conservó la compostura y abordó luego su camioneta sin pronunciar palabra.

Lo más preocupante de todo esto no es que el nivel de las agresiones haya subido de intensidad hasta llegar casi a los linchamientos. Lo que de verdad alarma es el hecho de que ya no se trata solo de protestas de ciudadanos indignados, sino de ataques premeditados y coordinados para causar daño.

También inquieta la forma como esos gestos han sido aceptados o ignorados por la sociedad y tolerados por las autoridades. Una cosa es el respeto por la libertad de expresión –derecho fundamental en cualquier democracia– y otra muy diferente es permitir la violencia verbal y física contra el que piensa diferente.

Aunque suene a frase de cajón, hoy más que nunca se hace indispensable una declaración conjunta de todos los candidatos y jefes de las organizaciones políticas haciendo, por una parte, un llamado a la serenidad para adelantar una campaña pacífica y, por la otra, condenando cualquier acción de boicoteo, amenaza o vandalismo en contra de cualquier rival.

Aún estamos a tiempo de evitar que esto se salga de madre; mañana puede ser demasiado tarde.

VLADDO@OpinionVladdo

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.