¿Cómo dice, señor ministro?

¿Cómo dice, señor ministro?

Los operadores judiciales no se corrompen por deficiencia académica o deformación universitaria.

19 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

Me da enorme pena decirlo de entrada y con nombre propio, pero es inevitable: más dramático que seguir conociendo a diario la sima de inmoralidad a que llegó la Rama Judicial es tener que admitir que, de la mano del ministro Gil Botero, erradicar o siquiera atenuar tamaña calamidad está más lejos que nunca de hacerse realidad en los términos que el país reclama y necesita con urgencia.

Su pobreza conceptual (elusiva y errática) sobre cómo enfrentar semejante debacle es también sorprendente en un exconsejero de Estado. Se pregunta uno si él no oiría “voces de pasillo” sobre que en el Palacio dizque operaba un tenebroso contubernio de funcionarios antiéticos y cínicos que algún día, descubiertos, darían al traste con la respetabilidad y la confianza que por naturaleza generan en la sociedad los jueces y fiscales de todo rango.

Si no las oyó, pase que nunca dijera ni mu. Pero ahora que lo sabe es inexcusable que pretenda hacerle creer al país que esta vez sí funcionarán mecanismos y organizaciones de reforma judicial “integral”: ¿como la vergonzosamente abortada del ministro Esguerra en 2012?

¿De veras cree el Ministro que sus ‘mesas de trabajo’ terminarán en reforma constitucional sobre autonomía universitaria, ¡consultorios jurídicos!, o edad de ingreso y retiro de altos magistrados, nada de lo cual determina la corrupción? ¿Por qué no nos explica, en términos profanos, cómo y sobre todo cuándo se reformará “... la enseñanza del Derecho y la formación de ciudadanos; (y cómo) reinventar la cultura ciudadana, la cultura de la legalidad, la ética y los valores”?

¿Por qué aún está ternada por el Gobierno Marta Pineda, tristemente célebre ‘exprimera dama de la Justicia’ y hoy cuota conyugal de Leonidas Bustos? ¿Es esto ético?

Ante tan abstrusos argumentos, está bien que el profesor Moisés Wasserman, indiscutible autoridad en estas materias, haya puesto los puntos sobre las íes en propuestas delirantes como que enseñar ética en las facultades de Derecho garantizaría que no vuelvan a la cima de la Rama abogados sindicados de corrupción, estilo Moreno, Pinilla, Ricaurte, Bustos, Tarquino y Malo; ¿así que (digo yo) gracias al doctor Gil y a sus cándidos propósitos “algún día” terminarán los ‘carteles de la toga’ y en su lugar solo habrá magistrados justos y probos? Hágame el divino favor.

Hay que combatir la corrupción, de raíz, claro, pero si algunos operadores judiciales se corrompen y delinquen es como producto de su personalísima condición humana, jamás por deficiencia académica o deformación universitaria, en centros de postín o de garaje. Por eso carece de seriedad y sindéresis que el Gobierno, por boca del Minjusticia, anuncie (como la sinfonía de Malher) un Nuevo Mundo normativo que todos sabemos imposible. ¡Es otro canto a la bandera!

En esta degradación ética de la Rama, ¿por qué no se empeña el ministro, antes que en una epopeya moralista seguramente estéril, en evitar patrocinio oficial para alguien que, como el exfiscal Montealegre, de tan escandalosa gestión contra la institucionalidad, regresa sonriente al país ¡a redactar códigos!, y por qué, como dice María Isabel Rueda, ¿él es el único que conoce los cargos de corrupción formulados por Moreno en su contra ante la Corte?

Si desde hace un año la Judicatura ternó para la Comisión de Disciplina Judicial a juristas calificados e intachables para reemplazar la eliminada Sala Disciplinaria de Villarraga, Claros, Garzón, ¿por qué aún está ternada por el Gobierno Marta Pineda, tristemente célebre ‘exprimera dama de la Justicia’ y hoy cuota conyugal de Leonidas Bustos? ¿Es esto ético?

VÍCTOR MANUEL RUIZ
vimaruiz@hotmail.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA