Al renovar la Corte Constitucional

Al renovar la Corte Constitucional

Confiemos en que el Senado, como al elegir procurador a Fernando Carrillo, siga volviendo por sus fueros, proceda en derecho y desoiga oscuros intereses, vengan de donde vinieren.

16 de noviembre 2016 , 05:32 p.m.

Como se sabe, entre las ramas del poder público la Jurisdiccional, llamada por eso ‘cenicienta’, lleva del bulto, como se dice, en materia de asignación presupuestal, de su integración desatendiendo requisitos académicos y calidades profesionales y humanas de quienes la sirven, así como del respeto ciudadano escatimado a su autonomía e independencia, todo lo cual determina que sobre ella recaiga (como petróleo vertido al río) una mancha de desprestigio y desconfianza imposible de eliminar o siquiera de atenuar en forma notoria.

Pero también conviene reflexionar acerca de cómo entre los muchos factores incidentes (tras la Constitución del 91) en la penosa y desacreditada marcha de la Rama, en especial de la Corte Suprema, ocupan primerísimo lugar las atribuciones electivas conferidas a las altas corporaciones, porque distraen a sus integrantes de la sagrada misión de administrar justicia, o sea, cuanto la sociedad reclama con urgencia nunca atendida. Y porque al intervenir en elecciones, aisladas o en conjunto con otras ramas del poder, fácilmente incurren en corruptelas e indelicadezas que, por supuesto, riñen con la probidad, juridicidad y rectitud que los ciudadanos tenemos derecho a esperar de nuestros más altos jueces, en lo posible llegados a la cumbre por méritos y calidades, no por marrullas.

La situación se torna más visible, peligrosa, y proclive a trasegar por los códigos disciplinario y aun penal cuando (como ocurre hoy) la mismísima Corte Constitucional está ad portas de renovarse en cinco de sus plazas: cuatro por vencimiento de período y la de Jorge Pretelt por razones conocidas... Y aquí es donde comienzan (o mejor, prosigue) la estupefacción y el desconcierto al propagarse la especie (ya comentada en medios) de que para elaborar las ternas de las cuales escogerá el Senado, la Corte Suprema de Justicia se empecina en prácticas impresentables, favoreciendo a funcionarios aún en ejercicio que, lejos de acreditar merecimientos para tan alta dignidad, apenas han sido (siguen siendo) dañinos productos de su mediocridad envanecida.

Es muy preocupante, por ejemplo, que la Corte Suprema se empeñe, con porfía digna de mejor causa, en ternar a la actual procuradora general (e), señora Marta Castañeda, no solo porque tratándose de la colaboradora inmediata del exprocurador Ordóñez durante su aparatoso mandato, de ser elegida entraría a la Corte por la proscrita ‘puerta giratoria’, de tan perversas facilitaciones, sino porque (¡lo más repugnante del caso!) su elección obedecería a la abierta antesala que así en la Suprema como en el Congreso estarían haciendo, a fuer de amigos, paisanos y copartidarios, polémicos exfuncionarios de ingrata recordación como Francisco Ricaurte, Ruth Marina Díaz, Leonidas Bustos... ¿y aun Ordóñez?

Señora presidenta Cabello Blanco: recuerde que si (como acaba de probarlo el Consejo de Estado al ternar a Álvaro Forero Tascón) en los listados de aspirantes hay juristas de alto nivel, autoría en obra escrita, probada consagración, inobjetable trayectoria ética, ejemplar disciplina académica, vasta y honrosa experiencia jurisdiccional, los ciudadanos del montón tenemos derecho a levantar voces de inconformidad si quienes son ternados, además de su amistad, escasamente cumplen los requisitos del art. 232 constitucional, pero tienen a altos jueces y exfuncionarios como jefes de cabildeo.

En todo caso, confiemos en que el Senado, como al elegir procurador a Fernando Carrillo, siga volviendo por sus fueros, proceda en derecho y desoiga oscuros intereses, vengan de donde vinieren.

Víctor Manuel Ruiz
vimaruiz@hotmail.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA