Día de gloria

Día de gloria

La victoria de Francia debería servir para ensanchar el espacio de reflexión sobre la inmigración.

19 de julio 2018 , 12:00 a.m.

Inmigración y juventud. Esos, sumados a un fútbol pragmático y disciplinado, fueron los ingredientes del triunfo de Francia en la Copa Mundo. Los galos tenían el segundo promedio de edad más joven del torneo y 15 jugadores con raíces africanas. Hubo quienes bromearon con que Francia era la “sexta selección africana” junto con Marruecos, Egipto, Túnez, Nigeria y Senegal. Pero, como anotó el periodista deportivo Tom Williams, Francia fue más africana aún que esas selecciones, pues sus jugadores tenían orígenes en más países, desde Argelia hasta el Congo. Habría que hablar, dijo, de una “selección panafricana”.

Ese equipo representa mejor la Francia del siglo XXI que los estereotipos añejos del vino, la boina y la baguette, del mismo modo que la Selección Colombia, con sus jugadores devotos de iglesias evangélicas, representa mejor la Colombia actual que las ideas trilladas –café, coca y violencia– del cine y la prensa.

No podía ser más propicio el momento para que un equipo así, representativo de la nueva demografía francesa y europea, se destacara en el certamen más popular del mundo, cuya final fue vista por mil millones de personas. Las migraciones transnacionales son uno de los grandes temas de nuestro tiempo: una obsesión para Donald Trump en Estados Unidos, quien sueña con un muro infranqueable en la frontera mexicana, y un dolor de cabeza para Angela Merkel en Alemania, quien acaba de ser puesta contra las cuerdas por las facciones antiinmigración de su gobierno.

Ese equipo de fútbol representa mejor la Francia del siglo XXI que los estereotipos añejos del vino, la boina y la baguette.

Las tensiones migratorias revelan un dilema en el seno del progresismo. Hasta comienzos del siglo XX, en especial en los países americanos, los inmigrantes eran bien recibidos. Eso cambió en la segunda mitad del siglo, ¿por qué? El economista Milton Friedman pensaba que tenía que ver con el Estado de bienestar. Estaba muy bien que llegaran inmigrantes a trabajar, sobre todo en oficios que los locales no sabían o no querían hacer. Pero, a medida que el Estado de bienestar se expandió en los países prósperos de Occidente, la población nativa tenía motivos para rechazar a los recién llegados, quienes se beneficiaban de los servicios sociales del Estado –salud, educación, etc.–, sin haber contribuido a financiarlos. Chocaron entre sí dos expresiones de generosidad progresista: el Estado de bienestar, por un lado, y las fronteras abiertas, por el otro. Se puede tener lo uno o lo otro, escribió en estos días Bret Stephens en The New York Times, pero no las dos cosas.

A esa dificultad se le sumaron los acicates habituales de la xenofobia: el nacionalismo que sobrevive en muchos rincones del mundo, el racismo que subsiste en muchos rincones del corazón humano y las religiones que dividen a la humanidad entre fieles y profanos. No es nada fácil, además, la integración de los migrantes en las sociedades que, de mala gana, los reciben.

Por eso, no debemos hacernos ilusiones de que el problema tendrá una solución sencilla. Un partido de fútbol no va a cambiar la realidad. Pero ganar un mundial es lo más cercano que tiene una nación moderna a la gloria: a ese “día de gloria” que anuncia La Marsellesa. Y este día de gloria de la Francia contemporánea, caleidoscópica y multirracial debería servir para ensanchar el espacio de reflexión sobre la inmigración: y el espacio de la solidaridad. Quienes sueñan con un mundo sin fronteras pecan, creo yo, de utopismo. Pero Occidente puede hacer más de lo que está haciendo para amparar a quienes llegan huyendo de la guerra y la miseria.
Debo añadir que en este asunto no pretendo pasar por neutral u objetivo. Yo mismo no estaría aquí si hace muchos años un país generoso, Colombia, no hubiera aceptado que un migrante francés, mi padre, sembrara sus esperanzas en esta tierra.

THIERRY WAYS
tde@thierryw.net

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.