¡Ya!

¡Ya!

La paz no es un feudo de los políticos. Es un derecho de todos los colombianos. La salida de esta encrucijada está también en manos ciudadanas.

07 de octubre 2016 , 08:55 p.m.

Todos los colombianos –partidarios del Sí, del No y abstencionistas– hemos dicho que queremos la paz. Para alcanzarla, debemos asumir antes un pacto inquebrantable de mutuo respeto y de renuncia a las mentiras, tergiversaciones y manipulaciones que inundaron las campañas y las redes sociales, hastiaron a muchos compatriotas y los indujeron a la abstención. El político que lo quebrante deberá ser sancionado por siempre por los electores.

Ese pacto debe extenderse a las Farc, que han empezado a abandonar su arrogancia y agresividad, han mantenido el cese del fuego, han pedido perdón y manifestado su disposición a declarar y entregar sus bienes para reparar a las víctimas.

Alcanzar la paz tan anhelada exige que los voceros del Gobierno y los del No partan del Acuerdo Final alcanzado en La Habana, que fue apoyado por la mitad de los electores y por la comunidad internacional, y de un cronograma para listar los puntos que deben ser corregidos y los mínimos aceptables para quienes lo exigen, procesar con las Farc precisiones razonables y concretar la refrendación del acuerdo, respaldándolo con un gran pacto nacional. Así se pondrían enseguida en marcha los mecanismos de implementación y verificación del acuerdo, que nadie ha cuestionado, y el proceso con el Eln arrancaría con ritmo acelerado.

La agenda debe ser acotada y precisa. No puede arrancar de cero. El triunfo del No es indiscutible, pero hay que recordar que solo obtuvo una exigua ventaja de 53.894 votos frente al Sí, lo que les impone a sus promotores un manejo modesto, realista y flexible de esta etapa. De no ser así, defraudarán a sus votantes y ahondarán una dramática fractura del país.

El tiempo es un huracán que amenaza con barrer lo ya logrado. Y pone en peligro el cese bilateral del fuego. La incertidumbre está devorando velozmente un cronograma preciso para la destrucción de armas, el fin de las Farc como grupo armado y el ejercicio de la política sin ellas. Hay que impedir el retorno de la guerra.

La ausencia de una propuesta concreta tiene al país sumido en una grave incertidumbre, que amenaza el nervio más sensible, la economía, y sigue lanzando al mundo entero la alarma de que Colombia dio un salto al vacío.

Los puntos más cuestionados por el No se refieren específicamente a las Farc. En concreto, critican aspectos sobre la justicia (cuál justicia, administrada por quién y con qué tipo de sanciones) y la participación política de los dirigentes de las Farc (cuál, cuándo, en qué condiciones).

Los demás asuntos –como el ordenamiento agrario, la política de drogas, la reparación de las víctimas o el enfoque de género (que no es ideología de género ni amenaza en modo alguno valores de las familias)– se refieren más bien a graves problemas del país que, con acuerdos o sin ellos, hay que acometer sin demora. La reforma tributaria no estaba en discusión en el plebiscito, porque no hace parte del acuerdo.

La paz no es un feudo de los políticos. Es un derecho de todos los colombianos. La salida de esta encrucijada está también en manos ciudadanas. Un gran movimiento nacional, especialmente de jóvenes, convoca a los abstencionistas, partidarios del No y del Sí sedientos de paz, asume el reto de impedir el retorno de la guerra y exige la precisión realista del acuerdo alcanzado. Su primera gran marcha clamó con el silencio ¡Acuerdo Ya! Es de esperar que los dirigentes hayan oído ese clamor que exige el fin de esta incertidumbre suicida.

El movimiento no puede detenerse hasta no obtener sus frutos. Debe ser dinamizado por universidades, agrupaciones de víctimas, organizaciones sociales y colectivos ciudadanos. Necesitamos ya temas y procedimientos concretos, generosidad y grandeza para precisar el acuerdo final.


Socorro Ramírez

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA