Madurando salidas

Madurando salidas

Nicolás Maduro está dispuesto a todo. Gobierna por decreto, bajo virtual estado de excepción.

22 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Maduro y el resto de civiles del chavismo –que hoy se visten de militar– se olvidaron de sus manifestaciones y huelgas de otros tiempos, en las que exigían libertades, derechos sociales y humanos, condiciones dignas. Ahora solo quieren controlar un Estado como botín, aun a costa de la Constitución bolivariana y del pueblo venezolano.

Maduro recibió un país en crisis y retroceso social, y al no tomar medidas ante el fracaso del régimen moldeado por Chávez, agravó la situación. Para encubrir la realidad e imponer su “verdad”, hoy no da cifras, censura la información, controla internet y los medios de comunicación.

Intenta apaciguar el malestar con subvenciones y bolsas de comida que los militares entregan. Mientras tanto avanzan la hiperinflación, el derrumbe del bolívar, el alza constante de precios, la pérdida de poder adquisitivo de los ingresos (salario mínimo: 10 dólares), el desabastecimiento, el desempleo, la crisis de la salud y la educación. Los más pobres son las principales víctimas. Ganan clientelistas y corruptos con la distorsión cambiaria y de precios, el desorden monetario, el déficit fiscal y la deuda externa. Para sobrevivir, más gente escapa al país más cercano a buscar ingresos, alimentos, medicinas.

En lugar de empoderar la organización social, Maduro la anula, despojándola de su autonomía. Solo confía en una movilización social forzada y en las estructuras militar, policial y civil armadas.

En vez de enfrentar la crisis humanitaria, económica, social, institucional y la inseguridad ciudadana con tanta gente armada, Maduro ha incrementado un 156 por ciento el presupuesto de defensa, rearmándose para una eventual guerra externa y para reprimir protestas internas. Acaba de anunciar que comprometió recursos para armar a un millón de milicianos con fusil. El Mindefensa ordenó pasar de la “vigilancia activa a la vigilancia combativa”, y Diosdado Cabello advirtió: “Cuando los colectivos se muevan, ahí sí van a empezar a correr”.

En lugar de empoderar la organización social, Maduro la anula, despojándola de su autonomía. Solo confía en una movilización social forzada y en las estructuras militar, policial y civil armadas. Enfrenta la protesta con gases, perdigones, golpes y balas, que en abril han cobrado ya veinte muertos y cerca de mil lesionados y detenidos.

Está dispuesto a todo. Gobierna por decreto, bajo virtual estado de excepción, y mete a los militares hasta en negocios minero-energéticos. Le da golpes continuos a la Asamblea Legislativa y reduce a impase sin consecuencias la violación del orden constitucional, como lo denunció la misma fiscal. Suspende elecciones ya que, con más del 80 por ciento de desaprobación, no puede ganarlas.

Maduro ajusta su estrategia. En el 2016 apeló al diálogo, y la Mesa de Unidad aceptó suspender las marchas contra la anulación del revocatorio, lo que la paralizó.

Mientras tanto, el oficialismo incumplía sus compromisos. En el 2017 trata de liquidar opositores: encarcela líderes e ilegaliza partidos. Ha inhabilitado a su competidor por la presidencia (quien ha denunciado ataques a su sede y tortura a militantes) y acusa de terrorismo a su partido y al presidente de la Asamblea. Para bajar la presión externa y frenar las actuales marchas masivas, que han unificado a la oposición, ha dicho estar ansioso de una batalla electoral total y pronta. Prepara elecciones a su medida para tratar de controlar como sea alcaldías, gobernaciones y presidencia en el 2018.

Con ese talante autoritario-represivo, dictatorial, el chavismo está madurando las peores salidas. Ojalá la actual protesta ciudadana le dé cauce sin violencia al malestar social, y su dirigencia sepa traducirlo en negociación efectiva de una real transición constitucional y democrática, que garantice elecciones realmente libres, independencia de poderes públicos, liberación de presos políticos y garantías plenas para empezar a reconstruir a Venezuela.

SOCORRO RAMÍREZ

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA