Esperpentos en perpetuo retorno

Esperpentos en perpetuo retorno

El siglo XXI nos ha trajo nuevos regímenes dictatoriales que tienen por divisa el populismo.

12 de julio 2017 , 12:00 a.m.

En América Latina, al inventar, contamos la historia, que a su vez tiene la textura de un invento porque es desaforada, llena de hechos insólitos y de portentos oscuros. Los hechos nos desafían a relatarlos, se saben novela y buscan que los convirtamos en novela.

En democracias y tiranías en el Caribe, en un libro de reportajes escrito en los años cuarenta del siglo pasado por el corresponsal de la revista Time William Krehm, desfilan los dictadores de las ‘banana republics’ de Centroamérica en la época de la política del buen vecino de Roosevelt. Parece más bien una novela, o incita a verlo como novela.

Ese término de ‘banana republic’, el cual se convirtió en una marca de ropa, fue creado por O’Henry, uno de mis cuentistas preferidos, en su novela ‘Coles y reyes’, de 1904, escrita en el puerto de Trujillo, en Honduras, donde se había refugiado tras huir de Nueva Orleans, acusado de desfalcar un banco.

Las repúblicas bananeras dieron paso a todo un bestiario político. El general Ubico, de Guatemala, quien se creía el vivo retrato de Napoleón y se peinaba como él. El general Hernández Martínez, de El Salvador, teósofo que ordenó la masacre de miles de indígenas en Izalco; el general Carías, de Honduras, quien tenía en la Penitenciaría Nacional una silla eléctrica de voltaje moderado capaz de chamuscar a los presos, sin matarlos y el general Somoza, de Nicaragua, con su zoológico particular en los jardines del palacio presidencial, donde los presos políticos convivían rejas de por medio con las fieras.

Debemos esperar un nuevo ciclo de novelas de dictadores, los mismos esperpentos de Valle Inclán, solo que bajo un nuevo maquillaje

No había manera de que los novelistas no se vieran enfrentados al dictador, una tradición que iniciaría en 1927 don Ramón del Valle Inclán con ‘Tirano Banderas’, parte de lo que él llamaría su “ciclo esperpéntico”, y donde cuenta la caída de Santos Bandera, tirano de Santa Fe de Tierra.

Pero, quizás, el inicio de este ciclo esté en ‘Nostromo’, la novela de Joseph Conrad de 1904, en la cual retrata a Costaguana, sometida a la férula del dictador Ribiera, tras cuyo derrocamiento empieza una guerra civil en la que mete la mano el gobierno de Estados Unidos, no debido al banano sino a las minas de plata.

Conrad, quien viajó por el mundo alistado en la marina mercante, aparentemente jamás puso pie en América Latina, pero supo penetrar agudamente su vida política, divisando apenas el relieve de sus costas y, por supuesto, leyendo a sus historiadores.

En ‘¡Ecce Pericles!’ de Rafael Arévalo Martínez, una crónica sobre el siniestro dictador guatemalteco Manuel Estrada Cabrera, lo que hay de verdad es una novela preñada de imágenes. Y las imágenes resultan vitales en la novela porque son las que habrán de recordarse siempre.

Cuando la residencia presidencial es bombardeada en el alzamiento que derrumba al tirano, entre el humo y la destrucción permanece José Santos Chocano. Un mecanógrafo teclea, apresurado, un decreto de concesión de minas que el dictador deberá firmar a favor del poeta peruano antes que sea demasiado tarde, y que él planea negociar con compañías norteamericanas.

Tampoco ‘Más allá del golfo de México’ de Aldous Huxley es una novela, sino un libro de crónicas de viaje. Pero, otra vez, salta de por medio el poder de las imágenes. Desde el tren en marcha, Huxley ve “junto a un grupo de chozas especialmente tétricas un gran templo griego construido de cemento y calamina… templos de Minerva los llaman… fueron construidos por mandato dictatorial y son las contribución a la cultura nacional del difunto presidente Estrada Cabrera…”.

Pero, donde la dictadura de Estrada Cabrera se condensa con maestría es en ‘El señor presidente’ de Miguel Ángel Asturias, quien recibió hace 50 años el Premio Nobel de Literatura, una novela que retrata el miedo y la degradación, la represión y el servilismo.

La historia de América Latina es como una marea, con flujos y reflujos. El siglo veintiuno nos ha traído nuevos regímenes dictatoriales que tienen por divisa el populismo, el peor de los cinismos políticos. Por tanto, debemos esperar un nuevo ciclo de novelas de dictadores, los mismos esperpentos de Valle Inclán, solo que bajo un nuevo maquillaje.

SERGIO RAMÍREZwww.sergioramirez.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA