Equivocaciones fatales

Equivocaciones fatales

Que un caudillo escoja a un sucesor al que va a mangonear fácilmente ha probado ser fatal.

08 de marzo 2018 , 12:00 a.m.

En Ecuador se sigue celebrando el comienzo del desmontaje de un sistema autoritario, de esos de supuesta duración indefinida, gracias a las soluciones que la misma democracia, mientras respire, es capaz de ofrecer.

En el referéndum ideado por el presidente Lenín Moreno, el votante tuvo ante sí una serie de siete preguntas, la más importante de ellas la prohibición de la reelección indefinida, cuyo principal destinatario era su antecesor en el cargo, el expresidente Rafael Correa. La respuesta ciudadana fue rotunda. No más reelección.

Correa, electo tres veces presidente de Ecuador de manera democrática, con un total de diez años en el poder, buscó llevar adelante reformas profundas a través de la llamada revolución ciudadana, pero sin que faltaran las pretensiones de control social, los abusos de poder y graves restricciones de la libertad de prensa. Su discurso fue exacerbado y confrontativo y su estilo, melodramático, de abrirse la camisa y enseñar el pecho.

Los regímenes políticos creados por caudillos iluminados, que llegan a convencerse de que sin su presencia en el poder los países se exponen a descalabros y fracasos, tienen distintas maneras de alcanzar su final. Pero ese final siempre llega.

En Ecuador ha ocurrido de la mejor manera posible: sin violencia y sin derramamiento de sangre, todo debido a un error de cálculo o una fatal equivocación de Correa, quien eligió, según sus propias cuentas, a un sucesor provisional, su antiguo vicepresidente durante dos periodos, para que le calentara la silla presidencial mientras regresaba a ocuparla. Esos mismos malos cálculos le decían que, de todos modos, al cabo de esos pocos años el pueblo estaría reclamando a gritos su regreso.

Una fatal equivocación de Correa, quien eligió a un sucesor provisional, su antiguo vicepresidente durante dos periodos, para que le calentara la silla presidencial.

Que un caudillo escoja a un sucesor al cual decide que va a mangonear fácilmente y cuyo único papel será el de cumplir funciones protocolarias, mientras el verdadero poder sigue estando donde debe estar, solo que ahora detrás de bambalinas, es un recurso que funciona cuando el sucesor es lo suficientemente dócil, pero en otros casos, y valga el presente ejemplo, ha probado ser fatal.

Uno clásico es el del general Plutarco Elías Calles, caudillo máximo de la Revolución mexicana, uno de quienes la convirtieron en “revolución institucional”. Impedido de permanecer en la presidencia más allá de 1928, debido a la regla de oro ‘sufragio efectivo, no reelección’, se quedó, sin embargo, manejando en la sombra a sus obedientes sucesores; los ministros de Estado le rendían cuentas a él, no al presidente, que ocupaba nominalmente la silla del águila. Pero le llegó su hora fatal con la elección del general Lázaro Cárdenas, en 1934. Calles persistió en su empeño, hasta que un contingente militar entró la medianoche del 9 de abril de 1936 en su dormitorio de la casa hacienda de Santa Bárbara, y, muy al alba, fue obligado a subir a un avión que lo llevó al exilio en San Diego, California.

La sorpresa de Correa debió de haber sido muy grande al darse cuenta de que había confiado su despacho en el palacio de Carondelet, para que se lo mantuviera en orden, a quien más bien iba a cerrarle para siempre las puertas de ese despacho: cría cuervos, y te sacarán los ojos. Moreno pasó a ser el traidor; mientras que para el propio Moreno, Correa no es ahora sino “un opositor más”.

Moreno demostró desde el principio que iba en serio cuando separó del cargo a su vicepresidente, Jorge Glas, acusado de actos de corrupción dentro de la trama del caso Odebrecht. Los tribunales lo encontraron culpable, y ahora purga una condena de 6 años de prisión. Este juicio sacó de sus casillas a Correa, lo mismo que la política de diálogo que su sucesor inició con la oposición. Sentía ya pasos de animal grande, y el referéndum vino a ser el tiro de gracia.

Las réplicas del sismo que significó la defenestración de Correa siguen dándose, y las luchas de poder dentro del partido oficial Alianza País son evidentes, entre acusaciones y zancadillas. Pero Moreno parece contemplarlo todo desde arriba. Tras el referéndum, y sin posibilidad de prolongar su propio mandato, puede concentrarse en consolidar su legado democrático.

SERGIO RAMÍREZ
- www.sergioramirez.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.