La metamorfosis de las Farc

La metamorfosis de las Farc

Uno de los grandes desafíos será transitar de una estructura militar a una estructura partidaria.

29 de agosto 2017 , 11:29 a.m.

Ahora que todos los contenedores salieron de las zonas veredales, las Farc están listas para entrar a la contienda política. Algunas declaraciones, así como las muy poco comentadas ‘Tesis de abril’, nos dan una serie de indicios sobre cuál será su trayectoria.

En cuanto al nombre, a pesar de que será el congreso constitutivo el que dirá la última palabra, Iván Márquez dio a entender que la sigla Farc permanecerá: el partido político se llamaría Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia. Un claro mensaje de que los excombatientes quieren establecer una continuidad con más de medio siglo de lucha armada. Así pasó, por ejemplo, con el M-19 y su movimiento ADM-19 (Alianza Democrática Movimiento 19 de Abril), pues a pesar de estar constituida por otras organizaciones, esta guardó el nombre M-19 y los colores de su bandera.

Fue también el caso del FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional), en El Salvador, y la URNG (Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca), en Guatemala. Muy seguramente las Farc seguirán tomando decisiones de forma colectiva, lo que debería impedir el surgimiento de caudillos. Y tal como sucedió con esos partidos centroamericanos, la legitimidad ganada en el combate será cada vez menos relevante como requisito previo para acceder a puestos de dirección.

Dos serán los grandes desafíos: el primero, transitar de una estructura militar a una estructura partidaria. Si bien las Farc se han considerado siempre un ‘partido en armas’  –en sus estatutos se dice que cada escuadra o unidad básica es al mismo tiempo célula política–, la experiencia de otros partidos ha demostrado que la jerarquía militar, la compartimentación, la clandestinidad, la verticalidad, etc., son un lastre y no desaparecen de un día para otro. Tenemos entonces, por un lado, la herencia de la lucha armada cuyo legado quiere preservar las Farc, tal como quedó consignado en las palabras de instalación del congreso; por el otro, la transparencia, el pluralismo y las prácticas democráticas que deberían ser características de todo partido político.

¿Cómo reivindicar una identidad ‘revolucionaria’ en una sociedad extremadamente conservadora, en la que todo lo ‘revolucionario’ huele a conspiración castrochavista?

El segundo es que si bien en los casos centroamericanos y colombiano la inserción política de las antiguas guerrillas se hizo reivindicando su pasado radical, es también cierto que el éxito de esta inserción depende sobre todo de su incidencia en los grandes debates nacionales. Las referencias internas, las que estaban ligadas a la lucha armada, van dando paso a las referencias de la contienda electoral, y es así como las Farc, en La Habana, en un primer momento, y ahora a partir de su congreso constitutivo, van elaborando un discurso alrededor de los más diversos temas.

Unos son de vieja data, como el funcionamiento del Estado, la corrupción, la crisis de la justicia, la salud, los temas ambientales, y otros que ciertamente no estaban en el orden del día en los campamentos guerrilleros: la igualdad de género, los derechos de las mujeres, de los niños y de la población LGBTI, la cuestión urbana y el transporte urbano, etc. Algunos de sus videos publicitarios dan cuenta de esta incursión. Son los temas gruesos de la política, usualmente tratados de forma abstracta y que, por lo mismo, son fácilmente manipulables en un contexto de intensa polarización. Sin embargo, la defensa del acuerdo de paz no dejará de ser la prioridad central. Ante la amenaza de algunas fuerzas políticas de hacer trizas el acuerdo, es claro que su protección será su principal bandera. Y deberá ser también la bandera de un futuro ‘gobierno de transición’.

No hay que olvidar que esta transformación interna de las Farc se da en un contexto político determinado. En el caso de la ADM-19, su transformación en partido político se inscribió en el momento excepcional de la Constituyente de 1991. Así, fue en la Constituyente que se logró lo que no había sido posible incluir en el acuerdo de paz con esa organización y otras guerrillas. Pero es conocida la efímera existencia de la ADM-19, organización casi reducida a este momento excepcional de la historia política colombiana.

Además de la capacidad de las Farc de reinventarse sin renunciar a su pasado, la reforma política, la ampliación y profundización de la democracia, como dice el acuerdo, es fundamental. Ella definirá el margen de acción de su nuevo partido.

Ahora, algunas de mis preguntas para el nuevo partido: ¿cómo reivindicar una identidad ‘revolucionaria’ en una sociedad extremadamente conservadora, en la que todo lo ‘revolucionario’ huele a conspiración castrochavista? ¿Cómo hacer para que los intereses del partido prevalezcan sobre los intereses individuales de las figuras más carismáticas? Importa también saber cuál será el apoyo político y social del nuevo partido. ¿Le apuesta a ser solo la voz de los marginados, de los olvidados, de los excluidos, o también quiere ser la voz de una clase media cada vez más politizada? ¿Su bandera a favor de la mujer y de la población LGBTI, reivindicada en el acuerdo de paz, será lo suficientemente convincente como para representar a estas poblaciones? ¿Aprenderá de las experiencias de otros partidos de izquierda latinoamericanos que ya conocieron las dificultades que conlleva manejar un Estado? Hacer un balance de estas experiencias y reflexionar sobre los nuevos retos y necesidades de una sociedad desigual y anhelante de respuestas es fundamental si se quiere avanzar y evitar que la historia se repita.

SARA TUFANO

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA