No defiendan a Cartagena

No defiendan a Cartagena

A la Heroica no la acabaron piratas ni ejércitos extranjeros; ahora no la van a acabar cuatro gatos.

11 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

Cuando apenas despierto en mi hamaca, abro los ojos con el Caribe entero al occidente, la ciudad vieja al norte, el esperpento de Bocagrande al este; los únicos sonidos que me gusta oír son la música de las olas y el gorgoteo en mi cafetera napolitana.

La mañana del jueves, por error sintonicé la estación de más sintonía del dial, y estaban cubriendo el escándalo de la Alcaldía de Cartagena. El conductor decía que Cartagena estaba prácticamente acabada por el escándalo de los 4 pelagatos, políticos baratos, como diría Baena Sosa, que habían trapeado con la dignidad de la alcaldía y del mismo honorable Concejo de la ciudad; que nuestra ciudad no tenía futuro y ¡que miráramos a Barranquilla o hasta a Santa Marta para aprender! Y seguía toda la mesa de trabajo llorando a Cartagena como las lloronas de Palenque.

Este dinero se lo regalaron a compañías extranjeras, y está engordando las cajas secretas de Gran Caimán, Panamá, Andorra

Por favor, si es así, no nos defiendan; estamos tan acabados que mañana se inaugura el congreso de la Andi, con 3.000 asistentes; que la ciudad es sede de una cantidad de eventos culturales, estamos preparando la fiestas de noviembre, hay muchos proyectos para salir de la pobreza; estamos tan acabados que hemos disparado la cifras del turismo extranjero, y, claro, si tuviéramos el billete que se han robado prohombres ilustres del interior y de la Costa en el desfalco histórico de Reficar, ya hubiéramos resuelto el problema de la ocupación juvenil de las pandillas y la reubicación de las familias en riesgo.

Pero no, no nos tocó tanta dicha. Este dinero se lo regalaron a compañías extranjeras, y está engordando las cajas secretas de Gran Caimán, Panamá, Andorra para que los futuros yernos de quienes roban hasta el pan de la boca de los niños de preescolar puedan aprovechar este dinero mal habido con el suegro, ojalá todavía en la guandoca.

Y seguían las letanías de que a Cartagena se la están robando, cosa que es una verdad sacrosanta; pero esos cronistas hacen aparecer como si solo los cartageneros fuéramos los corruptos, se han olvidado del robo de Caldas, los robos de Odebrecht, las obras de infraestructura con sobrecostos megagalácticos. Por favor, si es así, no nos defiendan. A Cartagena no la han acabado generaciones de piratas ni ejércitos extranjeros; no la van a acabar unos cuatro gatos. ¡Por eso somos la Heroica!, ¿ve?

SALVO BASILE

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA