Gabito para siempre

Gabito para siempre

El tiempo pasa, pero la memoria queda y las obras perduran. Gabo estará por siempre en Cartagena.

20 de abril 2018 , 12:00 a.m.

Cuando más te das cuenta de que los años pasan volando es cuando ya estás conmemorando la muerte de un amigo. Gabito se murió hace 4 años, el 17 de abril del 2014.

Conocí a Gabriel García Márquez y a su eterna Mercedes Barcha en los años 70, cuando una comunidad de artistas y viajeros internacionales y gente bonita habían tomado posesión del edificio Benedetti, en la plaza del Tejadillo, en el centro histórico de Cartagena. Allí llegó Gabito de la mano de Obregón, que era otro habitante del Benedetti, y comenzó la procesión. El tío Eduardo Lemaitre, el historiador, quiso conocer a Gabo y se subió raudo los tres pisos, y tuve la suerte de asistir mudo a unos mano a mano enriquecedores.

Darío Morales y su amor por la pasta con Divo Cavicchioli, nuestro archichef Humberto Giangrandi, Julieta Marino, Mariluz Carteny, Freda Sargent, Nicholas Beeson... Hasta mafioso tuvimos en el Benedetti, un famoso mister Wanderful, promotor de fiestas ruidosísimas que nosotros contestábamos por la mañana con unas motos a todo gas a la hora del guayabo.

En esta ciudad, que lo recibió como hijo y fue patria de su extensa familia y le dio su primer trabajo de escritor, Gabo se encontró siempre a gusto.

Este fue el año de los 450 años de Cartagena, y para un programa de televisión dirigido por Eduardo Lemaitre realizamos un documental cuya pieza de resistencia fue una entrevista que le hicimos a Gabito sobre lo que Cartagena había significado en su vida de hombre y de artistas. Una entrevista tan vigente que hace unos pocos años The New York Times nos pidió permiso para usarla.

En esta ciudad, que lo recibió como hijo y fue patria de su extensa familia y le dio su primer trabajo de escritor, Gabo se encontró siempre a gusto: los amigos, los colegas, las mujeres, las actividades culturales, la política, todo le gustaba de aquí. En unas declaraciones a McCausland, Gabito decía que todo su organismo se reactivaba cuando llegaba al Caribe, se reasentaba. Y tan tonificado estaba que con solo su presencia el Festival de Cine de Cartagena resurgió y sirvió para ayudar a Víctor Nieto en esta empresa titánica de haber realizado 50 festivales.

Su Fundación del Nuevo Periodismo, una asociación gremial a escala global que año tras año ha adquirido más importancia gracias a nuestro Jaime Abello, y la creación del Premio y Festival García Márquez y, por último, el importantísimo Centro Gabo con su sede en el Palacio de la Proclamación, gracias a Dumek Turbay.

El tiempo pasa, pero la memoria queda y las obras perduran. Gabo estará por siempre en Cartagena y en la literatura universal.

SALVO BASILE

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.