Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Publicidad

Paute aquí

Recibe toda la información de Colombia y el mundo.

Suscríbete

Samper, ¿cínico o desmemoriado?

Por: |

SALUD HERNÁNDEZ MORA

Pareciera que en este país hay quienes no son conscientes del enorme desprestigio mundial en que Ernesto Samper sumergió a Colombia.

Lo vi firmando libros en la Feria. No sé si muchos o pocos, para mí siempre serán demasiados. No creo que tenga legitimidad alguna para escribir un texto sobre cómo combatir el narcotráfico. O quizá podría hacerlo si asumiera de una vez por todas sus culpas. Nadie mejor que él para aclarar las criminales relaciones entre la clase política y la mafia.

Pareciera que en este país hay quienes no son conscientes del enorme desprestigio mundial en que Ernesto Samper sumergió a Colombia y de las nefastas consecuencias que aquí tuvieron tanto la farsa de su proceso como la actuación siniestra de muchos políticos. Si en aquella ocasión los poderes legislativo y judicial hubieran actuado con rigor, si Samper no se hubiera llevado la nación por delante para atornillarse en el poder, puede que los dirigentes que se confabularon con los ‘paras’ se lo hubieran pensado dos veces. Algunos recibieron entonces ‘dineros calientes’ y años más tarde ellos o sus descendientes se aliaron con los paramilitares (Náder, López, Jattin, De la Espriella…)

Y es que la impunidad y los manejos sucios de Samper lanzaron muchos mensajes nefastos. Uno, que los contubernios con las agrupaciones delictivas de todo pelaje quedan impunes con excesiva frecuencia. Otro, que el tiempo todo lo lava, al extremo de permitir que quien salió elegido con dinero del narcotráfico pontifique ahora sobre cómo combatirlo. No dudo de que tendría sentido que escribiera desde la propia experiencia, revelando hasta dónde llegaron sus compromisos con los Rodríguez Orejuela y cómo los mafiosos ayudaron a la clase dirigente pasada y presente. Lo que resulta ofensivo para la democracia colombiana es que siga hablando desde la atalaya del espectador preocupado e inocente. Incluso, asumió el papel de víctima de imaginarias conspiraciones con un cinismo lacerante.

Recomiendo a los olvidadizos Rehenes de la mafia (Intermedio Editores, 1998), apabullante compilación de datos y averiguaciones que conviene traer a la memoria. Por ejemplo, los cinco puntos a los que se comprometía el expresidente a cambio de los cuatro mil millones que le regalaron los Rodríguez y otros capos. “Primero, el candidato Samper agradece el respaldo que ofrecen y valora su ayuda para llegar a ser presidente. Segundo, Ernesto Samper apoya la política de sometimiento…”.

O las confesiones de Pallomari y Santiago Medina, donde quedan patentes los nexos citados y que tantas veces olvidamos.

No son los únicos recuerdos que acorralan al desvergonzado autor del libro de marras. Los que recoge el colectivo de abogados que contrataron los Gómez Hurtado para analizar el proceso penal sobre el magnicidio de Álvaro Gómez, también lo dejan mal parado. No es un estudio sesgado sino profesional sobre cómo desviaron la investigación y por qué al gobierno de la época le mortificaba que el respetado líder conservador lo fustigara.

Ya sé que solo es un ejercicio trivial, que nada afectará a Samper ni al poder que atesora y que ayudó, entre otros, a elegir a Samuel Moreno y recibir en pago burocrático la Empresa de Energía de Bogotá; a conquistar ahora la Cámara de Comercio capitalina, y a que su oficina sea centro de peregrinaje de quienes conocen su capacidad para mover hilos en distintos estamentos estatales.

NOTA: Adiós, mi muy querida Chiva. Gracias por tu cariño; siempre te recordaré.

Salud Hernández-Mora

Herramientas

Recursos relacionados

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.