Desacuerdo y democracia

Desacuerdo y democracia

En lugar de respaldar al más atravesado deberíamos aspirar a elegir al más razonable.

25 de junio 2017 , 01:48 a.m.

El lunes 19 de junio, el diario ‘Financial Times’ publicó un editorial, que parece haber sido escrito especialmente para Colombia, sobre cómo manejar diferencias ideológicas, religiosas y de valores en las democracias sobre la base de que se les debe preservar a los ciudadanos la mayor libertad de conciencia posible (‘Disagreement is the essence of liberalism’).

El editorial, que por su relevancia paso a traducir y resumir a continuación, comienza por preguntarse si en los partidos democráticos (liberales) hay espacio para personas que tienen convicciones religiosas profundas, y si pueden admitir no solamente diferencias religiosas, sino de creencias y de valores. Para responder a esa inquietud recurre al filósofo John Rawls, quien escribió que el liberalismo político y las democracias no pueden exigir que los ciudadanos abandonen sus creencias y sus valores para participar en política.

Lo que sí se les exige, sin embargo, es que acepten que en el ejercicio de la política se justifiquen las políticas públicas que se proponen con “razones accesibles a todos”, argumentos que no son sectarios y podrían ser aceptados como válidos por cualquier ciudadano razonable. En una democracia liberal ningún político debería justificar con base en sus creencias religiosas o de otro origen las políticas que defiende. Lo que ellos piensen sobre religión, homosexualidad, el aborto o la ideología de género no debería ser objeto del debate político. Un sistema político en el cual los devotos y los creyentes de cualquier orientación piensan que el activismo político es incompatible con sus creencias no es una democracia liberal. Esta es una exigencia de gran trascendencia y es posiblemente una de las razones por las cuales tantas democracias no son liberales.

El ‘Financial Times’ pone el ejemplo del alcalde de Londres, que, siendo un musulmán devoto, no titubea en ponerse claramente a favor de que en una democracia liberal se aceptan diferentes estilos y preferencias de vida siempre y cuando no les hagan daño a los demás, y apoya el movimiento Pride, que representa el orgullo gay. El editorialista sostiene que el liberalismo democrático es una actitud muy exigente, especialmente para aquellos cuyas posiciones o puntos de vista morales no alcanzan a ser liberales porque generan disonancia entre lo que uno cree en privado y lo que puede argumentar en la esfera política. Pero es precisamente esa actitud paradójica la que determina la superioridad de la democracia liberal sobre otros sistemas políticos porque ningún otro puede salvaguardar la libertad, puesto que una sociedad moderna siempre va a contener profundos desacuerdos.

El liberalismo político es el reconocimiento de que opiniones contrarias respecto a cualquier política o posición política son válidas y legítimas. Rechaza la necesidad de que todos estén alineados en favor de una política con la falsa pretensión de que existe unidad nacional. Por el contrario, la aceptación del desacuerdo es la forma de asegurar unión en una sociedad libre. Es lo que distingue al liberalismo del populismo. Hasta aquí llega el editorial.

Este concepto de la democracia liberal es relativamente extraño en la política colombiana. La idea de que la sociedad se divida con respecto a temas y a políticas nunca ha sido bien recibida porque han estado ausentes el respeto por la libertad y las creencias de los demás y la aceptación de que se puede vivir en una sociedad en la que predominan las diferencias si lo que impera es la razonabilidad y el juego limpio. Quizás este es el tema que tendremos que abordar en las próximas elecciones presidenciales. En lugar de respaldar al más atravesado, al más religioso o al más mandón, deberíamos aspirar a elegir al más razonable, al más justo.

RUDOLF HOMMES

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA