Consecuencias de continuar la violencia

Consecuencias de continuar la violencia

Los argumentos económicos y humanitarios en contra de continuar el conflicto armado son abrumadores.

09 de julio 2017 , 02:06 a.m.

El artículo que escribí en esta misma sección la semana pasada, en el que hacía la precisión de que la polarización es promovida por un segmento radicalizado de la élite que se aferra a privilegios políticos o económicos que no quiere perder, suscitó dos tipos de reacciones. Surgieron opiniones muy fuertes de que este análisis induce mayor polarización y otras que sostienen que no tiene sentido presentar argumentos si los que están en contra los van a tergiversar.

Respecto al primer grupo de opiniones, pienso que la responsabilidad de la clase dirigente es evitar inducir mayor violencia y que en el pasado la élite tomó decisiones equivocadas en este sentido, sin prever la barbarie que provocarían. Hay que evitar que eso se repita ahora. Respecto a los comentarios del segundo grupo, no se puede renunciar a tratar de razonar con los que tienen el punto de vista opuesto, porque la responsabilidad de evitar que las diferencias de opinión promuevan extremismo es compartida entre las facciones en pugna.

No podemos darnos el lujo de inducir a la sociedad a reanudar el ciclo inagotable de violencia sin tener en cuenta las consecuencias de esa decisión. Los argumentos económicos y humanitarios en contra de continuar el conflicto armado son abrumadores y están fundamentados en una evidencia extensísima sobre el impacto nocivo para el desarrollo social y económico de los conflictos, el crimen organizado y la inseguridad en muchísimas sociedades, y diferentes contextos políticos y culturales. No se puede ignorar esto ni subordinarlo a criterios ideológicos o legalistas. Aunque en Colombia se ha logrado crecer moderadamente y combatir también moderadamente la pobreza en una situación de permanente violencia, aquí y en todas partes han sido gigantescos los costos económicos y sociales de la violencia, y no todos ellos son cuantificables. ¿Cuánto valen la pérdida de confianza, el traumatismo del desplazamiento de millones de personas, el sufrimiento de cientos de miles de familias por la muerte o el secuestro de familiares, la pérdida de capital social, la inversión que no llegó y las oportunidades perdidas de comercio y de desarrollo?

Por otra parte, ¿cómo medir el sufrimiento humano, la pérdida de dignidad, el dolor y la rabia de ser víctima, las consecuencias de masacres o del abuso sexual, por ejemplo? Una necesidad básica del ser humano es no tener que estar sometido a la amenaza de violencia. Y la población más afectada y con menor acceso a este derecho ha sido la más pobre, que ha tenido que soportar más vejámenes a causa del conflicto que cualquier otra. Muchos de ellos están refugiados en las ciudades en condiciones precarias y se preguntan inconcebiblemente qué van a ganar con la paz, sin comprender que se ha dado el primer paso para asegurar que a sus hijos o a sus nietos no les va a pasar lo mismo, a menos que hagan trizas este acuerdo e impidan pasar a la etapa de transformación de la sociedad que sigue.

Es esa transformación trascendental y no el acuerdo ya celebrado lo que debería estar preocupándonos. Un economista del sector público me escribe para decirme que en el pasado “creían que con fortalecer la seguridad y la defensa bastaba para que todo funcionara, y fiscalmente...” se manejaba el problema. “Lo nuevo es una conflictividad sin armas, pero no acotada fiscalmente...”. El manejo macroeconómico necesariamente va a ser otro, comenzando en la etapa de transición que sigue, y a eso nadie le está parando bolas, ni a la urgente necesidad de generar mayor crecimiento económico para hacer financieramente viable la trasformación social y económica que el acuerdo con las Farc ha hecho posible (e impostergable).
Voy a dejar de escribir hasta la segunda semana de agosto.

RUDOLF HOMMES

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA