Videos

Videos

Cuesta definir el video en el que Ordóñez invita a marchar contra la corrupción.

23 de marzo 2017 , 09:00 p.m.

La Historia de Colombia es su palabra contra la mía. ¿De qué otro modo puede entenderse que Ordóñez el exprocurador, que decirlo en voz alta sigue siendo uno de esos placeres que dan sentido a la vida –“Ordóñez el exprocurador”–, se permita invitar a una cínica marcha contra la corrupción?

 ¿De qué otra manera, si no es reconociendo el sinsentido de esta política despojada de utopías, puede explicarse que esa Asamblea Departamental con tiempo que perder le concediera aunque fuera brevemente el título de “hijo adoptivo de Antioquia” a un burócrata con vocación de enemigo? ¿Cómo es posible que en un principio solo el diputado Jorge Gómez notara que no era “coherente entregarle esta distinción a un exfuncionario que fue destituido por el Consejo de Estado porque su reelección fue lograda mediante fraude”?

¿Era un espaldarazo uribista tanto a la inverosímil campaña presidencial de Ordóñez como a la marcha corrupta contra la corrupción? ¿Nos libramos de otro patético intento de reducir a la compleja Antioquia a su caverna? ¿Estamos viviendo otra realidad cumplida, pesada como un fardo, que alguna vez fue descartada como una pesadilla?: ¿el regreso de los muertos vivientes parte seis?

Cuesta definir el video ambarino en el que Ordóñez, el exprocurador de ultraderecha, invita a marchar contra la corrupción el sábado 1.º de abril, pero vienen a la punta de la lengua palabras como “desvergonzado”, “ridículo” o “escalofriante”: cada momento es peor que el otro en esa puesta en escena calumniosa –el carisma gangoso del candidato agazapado que juró ser imparcial, el protagonismo de la diputada que en un arrebato de homofobia propuso la creación de colegios para la comunidad LGBTI, el revoltijo de infamias que van desde la afirmación “la familia sigue estando en peligro” hasta la sospecha de que esto es una dictadura, el punteo de esa triste guitarra detrás de las voces vehementes–, pero pocas cosas como ese primer plano de la mano de ella sobre el hombro de él.

¿Estamos viviendo otra realidad cumplida, pesada como un fardo,
que alguna vez fue descartada como una pesadilla?: ¿el regreso de los muertos vivientes parte seis?

Y nada como ese final en el que los dos se agarran de las tirantas antes de gritar “¡por la patria!, ¡por la familia!: vamos a la calle”.

Desde aquel video delirante de 2014 en el que ciertas personalidades anunciaban su efervescente respaldo a Zuluaga, que pronto dejó de ser un simple video para convertirse en un pequeño clásico de culto de las comidas de amigos (“yo... sueño con ser feliz”, dice, sin aire, el actor Germán Rojas), no aparecía en YouTube una prueba tan contundente de que perdemos demasiado tiempo en los políticos. Resulta raro ver a un actor colombiano apoyando a un candidato uribista, aunque allá cada cual con sus ideas, pues si un gremio ha estado dando la pelea por los derechos de todos en los últimos años ese ha sido el gremio de los actores. Y sin embargo el video por Zuluaga es al menos una suma de testimonios sinceros: “ojo con eso”, grita Danilo, el Santos de la oposición. Y sus protagonistas no están actuando como actúa Ordóñez en su farsa.

Colombia es hoy su palabra versus la mía. Ese sábado marchará contra la corrupción uno de los países que somos, e increíblemente no lo hará contra Ordóñez, sino con él, con la convicción de quien quiere creer que sus líderes no pertenecen al establecimiento, con aquella ilusión tan colombiana de que los corruptos son los otros: “los políticos”, “los enmermelados”, “los mamertos”, “los colonizadores homosexuales”, “los del sí”. Yo marcharía feliz contra la corrupción, por supuesto, pero lo haría contra esta sociedad de vigilantes impunes, contra esta maraña de trámites en la que estamos ahogándonos, contra estas costumbres por debajo de la mesa que compartimos más de lo que creemos. Y lo haría si no encabezaran la protesta los peores.

RICARDO SILVA ROMEROwww.ricardosilvaromero.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA