‘Uhmm’

‘Uhmm’

Recordar que es indigno atacar a un hijo para atacar a un padre es "cosa de mariquitas".

30 de noviembre 2017 , 08:15 p.m.

Tiene estructura de chiste pero es una huella alarmante. El sábado pasado Martín Santos, el hijo mayor del presidente de la República, publicó su fotografía número 431 en su cuenta personal de Instagram: no es sino un retrato de él con camiseta rosada, en una esquina vieja de La Habana, abriendo el portón de un Dodge del mismo color. 

Pero al día siguiente el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, que está casado con la oposición a este Gobierno sin aire, subió la imagen a su cuenta de Twitter con un pie de foto confuso pero innoble que yo juro por Dios que es cierto: “Qué gracia su padre #Farcsantos negocia impunidad y el mayor lavadero de dineros del narcotráfico en Cuba y su hijo Martín recorre La Habana con ínfulas de turista. Noté el color de la camisa y el color del carro: ROSADO. Uhmm”.

Ay, los días en los que un tuit tenía máximo 140 caracteres. Ay, los días en los que aún existían conceptos como “mentalmente” o “entre nos”.

Es un caso fascinante. Primero: porque el ingeniero Lafaurie ha llegado a estas alturas del estruendoso siglo XXI convencido de que el gemido “uhmm” ante los hombres que visten de rosado –que los perdonavidas de los 80 acompañaban con un quiebre de la mano y un “ay” alargado y sobreactuado– es una ofensa de la que cuesta recuperarse. Segundo: porque semejante lectura de esa foto, que a quién diablos le importa, tiene que venir de un hombre que sufre esa corrosiva adicción al odio, que es el peor mal de estos tiempos de redes sociales. Tercero: porque solo se atreve a redactar ese reguero de palabras una persona que se siente respaldada por sus 82.538 seguidores como un abusador vitoreado por un corrillo. Cuarto: porque deja en claro que matonear se ha vuelto un tic.

El ingeniero Lafaurie ha llegado a estas alturas del estruendoso siglo XXI convencido de que el gemido “uhmm” ante los hombres que visten de rosado es una ofensa de la que cuesta recuperarse.

Para qué proponer un modelo de Estado o criticar una presidencia rodeada de los políticos mañosos de siempre, por ejemplo, si basta con teclear #Farcsantos.

Para qué el debate, para qué la verdad, para qué la justicia, para qué la Historia, si a finales de 2017 puede uno pasarse una vida en un mundo hecho a su medida, en el que siempre tiene la razón, pronunciando en voz alta lo que le venga en gana a la hora que le venga en gana: “uhmm”.

La diatriba de Lafaurie es fascinante, repito, porque prueba que estos tiempos conviven con aquellos tiempos: que sigue habiendo un mundo de pelo en pecho y de armas tomar –que de este lado olvidamos con frecuencia como si todos tuviéramos el mismo pasado– en el cual el rosado es un color prohibido para los hombres, ser homosexual es una vergüenza que puede acabar con una vida, creer en los acuerdos de paz es una incontestable señal de violencia, defender la igualdad ante la ley es un embeleco de mamertos y recordar que es indigno atacar a un hijo para atacar a un padre es cosa de mariquitas. Todo indica, además, que es un viejo mundo que está lejos de acabarse: según la representante Cabal, esposa de Lafaurie, la masacre de las bananeras no fue más que “un mito histórico”.

Que quepa aquí ese mundo viejo. Pero que se trague su violencia e intente la sensatez –y el respeto así sea por la ley– en un lugar en donde la estigmatización es el paso anterior a la amenaza de muerte: este es el año del declive de los abusadores, pero un país en el que la alta consejera Ángela Anzola, la periodista Jineth Bedoya, la candidata Imelda Daza, la defensora Luz Marina Díaz, la reportera Salud Hernández, la senadora Claudia López, la profesora Rocío Peña y la representante Ángela Robledo son amenazadas de muerte el ‘Día de la no violencia contra la mujer’, con la vieja excusa de las Farc, es un país que está lejos de acordar lo mínimo: que es fácil poner a otro en peligro aquí en Colombia y que no existen las masacres menos graves.

RICARDO SILVA ROMERO
- www.ricardosilvaromero.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA