Bajeza

Bajeza

Miremos los personajes y las truculencias que se suben a las tarimas con los candidatos.

27 de abril 2018 , 12:00 a.m.

A Sergio Fajardo se le ve en los debates la ambivalencia terrible del hombre que, en vez de responder lo que le viene en gana, considera por un momento la posibilidad de contestar lo que acaban de preguntarle. Pero en medio de esa extrañeza suya, que se le nota aún más al lado de la destreza de los demás candidatos presidenciales, hacia la mitad de cada encuentro de aquellos Fajardo suele tener un momento de gloria en vivo y en directo en el que les dice a los colombianos “miren los partidos, miren las fotos, miren las alianzas” como advirtiendo que un candidato es también —quizás sobre todo— lo que lo rodea. Colombia tiene una tras escena tan sucia, tan violenta, tan despiadada, que es probable que el 99 por ciento de los colombianos ahora mismo estemos pecando de ingenuos. Pero para algo sirve el ejercicio que propone Fajardo.

Cuando uno ve quiénes rodean a los candidatos —que para aliviar el drama, para empujarnos de la realidad al reality, parecen haberse hecho amigos de tanto echarse aguas sucias— cae en cuenta de que las “familias” de la política están pisando sus votos, negociando lo nuestro y vendiéndoles sus almas a unos cuantos diablos, mientras perdemos almuerzos enteros en cálculos que solo tienen sentido en la ficción y arruinamos mañanas de trabajo en discusiones de sordos más cándidas que cuerdas. Cuando uno está a punto de llamar al uribista Iván Duque “un buen candidato...”, por lo hábil y lo conciliador, su jefe político pone a circular un mensaje en el que se le llama “un buen muerto...” a un exparamilitar asesinado —un hombre de apellido Areiza— que había sido testigo en un par de casos que tienen penando al uribismo.

En fin. Si no me alargo en el contexto, descrito en las valientes columnas de Daniel Coronell y Cecilia Orozco, es porque el contexto sobra cuando todo un expresidente de la República promueve la idea de “un buen muerto...”.

Cuando uno ve quiénes rodean a los candidatos, cae en cuenta de que las “familias” de la política están pisando sus votos, negociando lo nuestro y vendiéndoles sus almas a unos cuantos diablos.

Tengo subrayada, en mi edición de 1962 de 'La violencia en Colombia', la siguiente conclusión: “La ferocidad se operó como reacción que superó a los atropellos recibidos”. Se me vino hoy a la memoria porque, ante las reacciones desmedidas del expresidente Uribe, ante la “justicia” de manada que se da en las redes y el cúmulo de ejecutados y de masacrados y de desaparecidos que no han podido hallar su paz ni en los tribunales ni en la Historia, me ha parecido claro que nuestras violencias han ido amontonándose y librándose de tabúes —Popeye, el exsicario, pontifica— y que la tras escena ha acabado por tomarse la escena en el país: todo lo que antes llamábamos “bajeza”, de las calumnias a las amenazas, sucede ahora a la altura de los ojos, y qué.

Colombia es experta en sobrevivir —e incluso en progresar como la tortuga de la fábula— a pesar de sus caudillos. Colombia ha estado procediendo con “temor de Uribe” para evitarse una calamidad peor. Y yo estoy de acuerdo en que gritar más duro resulta inútil e imposible. Pero también en que todos, uribistas o no, tenemos derecho a reclamar un país menos sórdido, a proponer que esta nación varada por sus explotadores encuentre su identidad en la superación de la violencia, a exigir que, en esta tierra habitada por 48 millones de personas, deje de ser lo común elegir un puñado de personajes inciertos. ¿Que aquí no hay tiempo para no repetir la Historia ni para pensar con cabeza tibia ni para contestar lo que se está preguntando? Entonces seamos pragmáticos.

Miremos, claro, los personajes y las truculencias que se suben a las tarimas con los candidatos. Pero sobre todo pensemos que ni siquiera a los negocios va a salirles bien el regreso al poder de un puñado de temibles que viven con un pie en las páginas políticas y el otro en las páginas judiciales.

RICARDO SILVA ROMERO
- www.ricardosilvaromero.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.