2018

2018

La gran tarea de este año es que la justicia sí sea justa, sí honre a las víctimas y sí redima.

05 de enero 2018 , 12:00 a.m.

Es cruzar de un paso la frontera. Un, dos: ya es 2018. Y Bogotá sigue lluviosa y helada, como portándose a la altura, pero también, por fin, se deja recorrer, se deja ver. Y, luego del reality show de las fiestas, los primeros días del respirable enero bogotano sirven para tomar fuerza y tomar aire antes de sumergirse en lo que viene. 

En esta casa tomada por los niños lo que hacemos es ir a cine. Y después de ver las películas estupendas e inesperadas de estas dos semanas, después de salir a la luz gris desde la oscuridad de 'Un amor inseparable', de 'Coco', de 'Olé', de 'La Rueda de la Maravilla' y de 'Los últimos jedi', me ha vuelto a parecer que en las ficciones en las que no se hace justicia se da al menos una reivindicación de –o un duelo por– lo humano: “No soy una mesera sino que estoy interpretando a una”, dice Ginny, en 'La Rueda de la Maravilla', en plena desgracia.

Y uno vuelve a la habitación, o sea vuelve a uno, con la pregunta de cómo no perder la humanidad –cómo no perder la compasión– ni siquiera en los peores lugares de la vida: en la enfermedad, en la ambición, en la frustración, en la guerra.

Y uno recuerda que la gran tarea de este año, en el mundo entero al parecer, es que la justicia sí sea justa, sí honre a las víctimas y sí redima. De lo contrario, la sanción social y la lapidación en las redes –con todos sus riesgos: la superioridad moral, la irreflexión, la venganza, el mismo matoneo que se quiere combatir– seguirán abriéndose paso día por día. Diría Warhol hoy: “En el futuro, todos seremos linchados por 15 minutos”. Y la verdad es que estos tribunales de las redes, que en el mejor de los casos recobran la voz de tantos callados a la fuerza e impiden que tantos abusadores y tantos farsantes se salgan con la suya, no parecen preocupados por la reconstrucción de los hechos ni por la reparación. Nunca ha sido fácil que haya justicia. Nunca ha sido fácil que los poderosos la respeten. Pero siempre ha requerido calma conseguirla.

No es un mal propósito para este año de columnas: no dejarse cegar por la ira, por la solemnidad, por la prepotencia, por el miedo.

Y, ya que es sinónimo de “pena” pero también de “equidad”, siempre será lo mejor que no sea la tarea de una muchedumbre iracunda.

Creo que de fiasco en fiasco, de titular en titular, vamos perdiendo la paciencia que requiere ser justo. Creo que, frente a la impunidad rampante, frente a los tiranos ovacionados en las plazas públicas, frente a los matones que mueren de viejos sin haber sido cuestionados y los hampones disfrazados de políticos que cobran sus condenas a domicilio, vamos olvidando que hay que creer en el relato de las víctimas pero que no podemos prescindir del relato de la justicia. Querría no caer en ello en el 2018. Querría no estarme mintiendo sobre quién soy, pero querría no hacer parte de los iracundos que no pueden ser sin prevalecer, sin despreciar, sin rodearse de cómplices, sin abrirse paso a punta de calumnias: “Atácame con tu ira si quieres que siempre esté contigo”, dice el viejo Luke Skywalker, en 'Los últimos jedi', a su enemigo.

No es un mal propósito para este año de columnas: no dejarse cegar por la ira, por la solemnidad, por la prepotencia, por el miedo. No andar por ahí decretándoles el fin del mundo a quienes no piensan igual y recitándoles a los descreídos lo que tienen que hacer de aquí a la muerte y lanzándoles piedras a los lapidados de la semana desde el anonimato de las barras bravas. No caer en el delirio y en la crueldad de la campaña presidencial. No temerle a retratar las farsas, las estafas, las violencias de los poderosos: decirlas en voz alta. Leer e ir a cine religiosamente –como a una misa sin culpas ni martirios– para no perder la costumbre de dolerse por lo humano, de reunir los hechos de la primera a la última escena, de ser un testigo justo hasta el final.

RICARDO SILVA ROMERO
- www.ricardosilvaromero.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.