Vino el Papa y nos reeducó

Vino el Papa y nos reeducó

Gracias a su santidad, millones de gentes hoy están en auto-crítica por agresiones cometidas.

13 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

El dios de la lluvia y los huracanes maltrató a Miami, Houston, la Florida y al querido y bloqueado país cubano. Estamos en septiembre, un mes de amargos recuerdos. Un 11 septembrino, el militarismo facho violentó al pueblo de Chile, asesinó al médico y presidente Salvador Allende. Subió Pinochet, un bárbaro gobernando. Un 14 de septiembre murió Pablo Neruda y un 11 del mismo mes, en Nueva York, unos fanáticos línea seudorreligiosa, con dos aviones, derribó las torres.

Afortunadamente, un 6 de septiembre llegó a Bogotá el papa Francisco para reeducar a muchos que fueron bien educados, pero se extraviaron. Salí pifiado al imaginar que tendríamos desórdenes, tumultos y niños extraviados al llegar su santidad. La Policía en cuatro ciudades acertó, lograron un éxito organizativo como si fueran alemanes. La curia ayudó al éxito y las gentes respetaron la solemnidad de las misas.

Mi vecina ‘Tere’ González es muy cívica, cuida el parque vecino, recoge cuotas, paga al jardinero y ama a Bogotá. En el supermercado me comentó: “A Peñalosa lo que es de Peñalosa: le debemos mil aplausos porque como alcalde anfitrión tuvo gran éxito”. Mucho le ayudaron Ignacio de Guzmán, la curia y el clero. Maricarmen, católica madrileña, opinó: “Muy solidario el Papa con los colombianos humildes, los encantó al hablarles como su amigo-pastor y reeducó en lo que muchos fallan, en lanzar al adversario político o futbolero rudos adjetivos”. Gracias a su santidad, millones de gentes hoy están en auto-crítica por agresiones cometidas, revivieron su lealtad católica y prometen pacifismo de verdad.

Me lo dijo mi pareja Lulita Arango-Arango, antioqueña y católica militante: “Escuchando al Papa reviví mi catolicismo juvenil cuando decidí estudiar medicina”. Igual les pasó a millones. Gran tarea educativa logró su santidad. Pidió a la juventud que proteste los derroches y lujos del poder. Aleluya: censuró a esos ‘Ñoños’, que saquean los hospitales, ambulancias, obras y los almuerzos de los colegiales.

Mañana, el 44 aniversario-funeral de Salvador Allende, Víctor Jara y Pablo Neruda, tres talentos que apoyaron las causas populares. De Neruda, lean su libro Confieso que he vivido; allí, el poema 8: “Me gustas cuando callas porque estás como ausente”. ¡Son libres de escoger a quién dedicárselo!

PONCHO RENTERÍA

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.