Santos sedujo a todo Londres

Santos sedujo a todo Londres

Nunca olviden este triunfo diplomático y por seis meses olvídense de la reforma tributaria, del plebiscito, de 'Timochenko', de la vida cara, de Saludcoop, de los peculados.

01 de noviembre 2016 , 06:33 p.m.

Por TV vi el Palacio de Buckingham, vi carruajes, banderas de Inglaterra, caballos de sangre azul; vi al presidente Santos dentro de un Rolls Royce; vi guardias con gorros exóticos, y no era Halloween. Y vi un aviso ‘Welcome to London Mr. President and Nobel”. Y vi a su majestad Isabel de Inglaterra paseando sus 90 años. Debo decirles que le tengo antipatía a la reina, porque como suegra de Lady Di fue inhumana, la persiguió con maldad hasta separarla de su hijo, el príncipe Carlos, que, muy avispadito, tenía una amante, y Lady Di como esposa estorbaba en ese novelón.

Una colega radial opinó: “Santos sedujo a Londres, su visita es histórica. Nunca antes un presidente de Colombia había dormido en el palacio real”. Por esa dormida casi tenemos un escándalo diplomático. El protocolo nunca advirtió que la reina es sonámbula, que camina dormida. Y ella, anoche, presa del sonambulismo, entró a la alcoba donde dormía el Presidente. Con su horrible piyama roja, se le sentó en la cama y lo acarició. El Presidente, muy angustiado, preguntó: “¿Quién, quién anda aquí?”. Silencio total, la reina había escapado. El chambelán, apenado, dijo: “Sorry, sorry, lo sentimos”. Hoy, el diario amarillista The Sun tituló: ‘Horrible noche pasó el premio nobel en Buckingham’.

El susto no fue grave; lo grave es esta noche, porque en ese palacio vivió temporadas un asesino de apellido noble, 'Jack the Ripper' (Jack el Destripador), el que asesinó a 37 mujeres londinenses. Él se aparece los miércoles en la noche en los aposentos reales y temen que hoy despierte al invitado premio nobel y, apretándole el cuello, le diga: “ayúdeme, me persiguen mis víctimas”. Supliquen ustedes para que no aparezca Jack el Destripador; pidan que Santos anuncie: “Los colombianos nunca más necesitarán visa para Inglaterra”. Bravo.

Aleluya: histórica visita, “full elegancia, full Rolls Royce” e inolvidable el menú en el banquete real. Sirvieron salmón de Escocia, filetes de oso polar, conejo en salsa de berros; y de postre, helado de pistacho. Nunca olviden este triunfo diplomático y por seis meses olvídense de la reforma tributaria, del plebiscito, de ‘Timochenko’, de la vida cara, de Saludcoop, de los peculados. Y den gracias a la reina de Inglaterra, que sí nos dará mucha “prosperidad para todos”.


Poncho Rentería

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA