La coqueta televisión

La coqueta televisión

Me refrescó que Felipe Zuleta Lleras denunciara que la Autoridad Nacional de Televisión sigue cegatona y haciendo piñata con el dinero público.

02 de agosto 2016 , 06:53 p.m.

Me declaro embrujado por la televisión.Vi a Hillary Clinton abrazando a su marido Bill Clinton y al coquetón Obama y al gordísimo y bárbaro Donald Trump, mago de la demagogia como es Harry Potter, el mago del espectáculo. En televisión sigo los canales deportivos, políticos, cocina, el frivolísimo 'Hola', de Pilar Castaño, Paola Turbay y Vargas Llosa; sigo 'Sábados felices' y, por Netflix, todas las series.

Me toca incomodar a un tipo inepto contratista estatal, que sufre con mis goles. Hoy le recuerdo que renuncié al cargo más buscado de la burocracia, ser comisionado nacional para la televisión. Renuncié porque allí se movían miles de millones de pesos y las chanfas burocráticas no me seducen, ni volverme millonario con trampas al Gobierno. El presidente Álvaro Uribe me puso ante el mejor sillón de la burocracia, él quería mejorar ese laberinto rico en trampas y marrullas. No acepté, allí sucedían ‘cruces multimillos’ y reinaba la picardía. El sitio para los apostadores, sean Nule o los Interbolsas.

No me gustó esa jugosa chanfa, pero me refrescó que Felipe Zuleta Lleras denunciara que la Autoridad Nacional de Televisión sigue cegatona y haciendo piñata con el dinero público. Por derrochona, contrató con una dependencia de la Universidad Nacional (que no sabe de TV) unos estudios sobre efectos y tendencias en el televidente, a costos millonarios, denunció Zuleta Lleras, que carecen de urgencia. Y dan pena, un gaseoso objetivo y cuestan miles de millones.

El erotismo gastador sigue de moda en el curubito del poder, pululan los tiquetes internacionales, las camionetas blindadas, los contratos ‘enmermelados’ derrochones. Gastan como nuevos ricos, y somos un país pobre.

Lo cuento: viernes pasado, charla en Cartagena, hotel Intercontinental, auditorio lleno... el cuñado del presidente Santos, el conferencista Mauricio Rodríguez Múnera, sacudió la audiencia. Dijo que en Colombia hay 3’800.000 personas entre la miseria total y la indigencia. Dura realidad y cierta. Dato de un ideólogo santista, no un terco opositor del Gobierno. Para salvar a esas gentes no hay que comprar aviones ni hacer guerras, ni derrochar en el poder. El proyecto pacifista camina sólido, pero al otro país se lo siguen robando y no vemos, hacia el futuro, un Harry Potter que haga de mago salvador.


Poncho Rentería

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA