Fui estrella del fútbol

Fui estrella del fútbol

Aleluya: recibí el balón, hice cuatro gambetas a las defensas y metí un golazo.

13 de junio 2018 , 12:00 a.m.

Reina su majestad, el fútbol. La memoria me lleva a mi colegio San José de Guanentá; años juveniles y estudiaba bachillerato en la santandereana ‘city’ de San Gil. 

Imposible olvidar esa tarde en que enfrentamos al equipo del colegio San Pedro, de Bucaramanga. Era suplente, faltaban siete minutos y el entrenador me dio entrada y perdíamos dos goles a cero. Aleluya: recibí el balón, hice cuatro gambetas a las defensas y metí un golazo. Tres minutos después le quité el balón al puntero; amagando de cintura, engañé a tres defensas, frente al portero, le hizo un sombrerito y balón a la portería. Un gol espectacular. El tercer gol, minuto 89, lo hice de genial tiro libre, a lo Messi. Ganó mi colegio 3 a 2; me subieron la nota de álgebra, estaba rajado. Sin duda, “todo tiempo pasado fue mejor”. Punto.

En la peluquería señorera estuvo ayer Helenita Botero-Mora, que vive en Armenia. Pegó un recorte de EL TIEMPO en el espejo: ‘Ocupan bienes por 156.000 millones a exalcaldesa de Armenia’.Y comentó: “Duele. En Armenia faltan ancianatos y guarderías”. Al oírla, la costeña Josefina Olivares opinó: “Ahora la exalcaldesa dirá que tenía una mina de diamantes en Calarcá; de allí su fortuna”.

No tengo nada nuevo del rollo electoral. Siguen quietas las Farc, y Timochenko lee, de León Tolstói, La guerra y la paz. Ya admite retocar puntos del ‘acuerdo de La Habana’. Buena esa. Se calculan 18 millones de votos. ¿Cuántos por Gustavo Petro, cuántos por Iván Duque? Lo veremos. A votar; luego, al tele-fútbol o a los parques.

Hoy, 13 de junio, fecha alegre para los futboleros que miramos hacia Moscú, no por idolatría a los Romanof o al legendario Vladimir Lenin, sino por algo más sencillo: el banquete del fútbol cocinado por los astros Neymar, Messi, Falcao y James. Un 13 de junio, como hoy, llegó a la presidencia el general Rojas Pinilla. Fue bienvenido, pero se extravió y torpemente clausuró EL TIEMPO y El Espectador porque criticaban su desgobierno dictatorial.

Lean despacio: la felicidad es una mentira de segundos, se suicidó el grandioso Anthony Bourdain. En cambio, la felicidad abraza a Donald Trump por su golazo diplomático amansando al belicoso Kim-Korea. Quien gane el domingo, Petro o Duque, se ganará la ‘rifa del tigre’, lo difícil de gobernar un país con chocante desigualdad social y 37 camarillas robándose millonadas. Ese tigre está en ayunas. Difícil y peligroso amansarlo.

PONCHO RENTERÍA

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.