En La Fragata y con langosta

En La Fragata y con langosta

Del almuerzo con calamares y langostas hay balance: se ganaron, sin despeinarse, miles de millones para yates y mansiones

10 de enero 2017 , 10:01 p.m.

Un folclórico asesor de los exmillonarios de Interbolsa decía: “El trabajo dignifica”. Ante eso, bienvenidos al verbo trabajar, a la polución, a los precios carísimos, a la burocracia inepta, a las tontas frases de los ministros que ayer, muy bronceados, prometieron prosperidad y rebaja del IVA, pero el año próximo. Bienvenidos al humor negro de Don Jediondo, el talentoso burlón de Caracol Televisión, que me dijo: “Maestro Poncho, como de película: quieren mandar al desempleo al presidente Santos y al alcalde Peñalosa”. Y es cierto: están invitando por redes a firmar planillas para pedir la renuncia del presidente Santos y la tumbada de Enrique Peñalosa. Mi pareja, Lulita Arango, dice que sus pacientes y colegas médicos ven a Peñalosa como un trabajador incansable, conocedor de Bogotá, autoridad mundial en transporte urbano, delicadísimo con el dinero público. Y sacó un millón de votos y no será derrochón.

Aleluya, el almuerzo donde arreglaron el soborno multimillonario con Odebrecht fue en Bogotá, en el elegante restaurante La Fragata. Allí, tomando vino blanco californiano, chablis, acompañaron las insípidas langostas Thermidor que consumieron. Allí, los dos exitosos comisionistas colombianos les dieron a los dos magnates brasileños este pastelito de caviar: “A ustedes, plenipotenciarios de Odebrecht, les damos la certeza de ganar toda licitación en Colombia”. Cumplieron, pero la constructora sobornadora aceptó en Fiscalía de Nueva York que en Colombia repartieron 11 millones de dólares, 33.000 millones de pesos hoy.

Pilas: esconden 40 millones de dólares más. La española Maricarmen, en la peluquería, comentó: “Esos tíos de la Odebrecth y sus amigotes se forraron en millones, y el alto Gobierno calla; el presidente Santos tiene funcionarios mudos para lo grave y parlanchines para lo menorcito”. Por eso es impopular el Gobierno. Del almuerzo en La Fragata con calamares y langostas hay balance: se ganaron, sin despeinarse, miles de millones para yates y mansiones.

Pónganle buena cara al 2017, así sea carísimo y con impuestos guaches. Un año que será apasionante en Colombia por la puja Farc contra Uribe, y en EE. UU. porque al baile entró el Pedro Navajas gringo, el rocambolesco bailarín Donald Trump, una rutilante superstar.

Poncho Rentería

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA