Con Mockus, a calzón quitao

Con Mockus, a calzón quitao

Sancionar a Mockus sería un cómico puritanismo, allí no hubo violencia, hubo maltrato a la estética.

25 de julio 2018 , 12:00 a.m.

No hubo violencia ni se ensució la honra de nadie cuando el filósofo Antanas Mockus decidió mostrar su gastadito, fatigado y pálido ‘culimbo’. La faena mockusiana la han visto millones aquí, y en los noticieros de México, España, China y Japón la siguen mostrando entre risas, aplausos y rechazos. Esa fotojopo en el “templo democrático” opacó todas las noticias por exótica.

La peluquería señorera discutió sobre el ‘culimbo’ del senador. Para los estilistas Tito y Dorian, Mockus quedó fatal porque mostró unas nalguitas pálidas con granitos rojos cuando existen lociones y masajes para tener nalgas bellas y firmes. La jurídica Manuela Uribe la censuró diciendo: “Fue una estrambótica protesta, un infantilismo, casi una payasada”. A eso le respondieron: “No exagere, no hubo payasada, fue una salida exótica al estilo Mockus, donde a nadie maltrató en su honra”.

Como me exigieron opinar, dije que sancionar a Mockus sería un cómico puritanismo, allí no hubo violencia ni matoneo, hubo un maltrato a la estética porque el respetable ‘culimbo’ del filósofo está gastadito y cero coquetón para mostrárselo al país. Ahí saltó la cartagenera Paola Lozano: “No joddda…, qué jopo tan picao tiene Mockus; sus nalguitas tienen salpullido, que se unte crema humectante, las J-7 de Paola Turbay son buenísimas”. Las señoras de la peluquería temen que ese folclórico ‘nalga-show’ se vuelva moda en los colegios. Mi pareja, Lulita Arango, me alertó: si mi nieto Emiliano, burlonamente, me muestra las nalgas, fijo se gana un coscorrón. Punto.

La faena mockusiana la han visto millones aquí, y en los noticieros de México, España, China y Japón la siguen mostrando entre risas, aplausos y rechazos.

Y pasemos al fiestón, a la posesión presidencial. Mil invitados, pero hay 77 parejas que, sintiéndose casi invitadas, compraron zapatos, cartera, abrigo y un pomposo vestido, pero aún no han recibido la invitación y tienen susto-pánico al marido que pagó.

Frescura, si no les llega, tranquilas, la ven gratis por televisión; y como habrá frío y lluvia, se salvan de la pulmonía.

Comentario de una amiga en la peluquería: “Yo sí esperaba que Iván y Juliana me invitaran, pero me dejaron viendo un chispero”. La consolé diciéndole que los cupos eran pocos; que la democracia es generosa, que lo digan los Ñoños & cía., que con los impuestos de ustedes se dieron 87 banquetes millonarios con los contratos del Sena, Fonade, Imprenta Nacional y otros, como el de Odebrecht, que dejó un saborcito a “traición a la patria”.

Ante esos saqueos, lo de Mockus fue una pilatuna exótica.

PONCHO RENTERÍA

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.