De Petro a Peñalosa

De Petro a Peñalosa

El Alcalde no actúa como un político en busca de votos, sino como riguroso gerente.

07 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Lo que hoy resulta desconcertante es encontrar a Peñalosa en el sótano de las encuestas, mientras Petro se halla en la cúspide de estas. Pongamos una lupa sobre esta extraña realidad.

Con Gustavo Petro culminaron doce años de una administración distrital en manos de la izquierda. Tras su elección, muy pronto terminó revelando una falta de experiencia administrativa en el manejo de los proyectos que puso en marcha.

Cientos de contratos otorgados a dedo, sin licitación, dieron lugar a escándalos de corrupción, poniendo en alto riesgo los servicios públicos del Distrito. El sector de la salud, en el cual puso especial empeño, quedó salpicado por robos millonarios en la compra de medicamentos, a tiempo que muchas obras quedaron incompletas al terminar su mandato. Ahora bien, ¿cómo se explica que su popularidad no sufriera mengua alguna en los vastos sectores marginales de la ciudad? Es lo que sus partidarios llaman acción en favor de los olvidados: garantía de un mínimo vital de agua para los estratos uno y dos, bajas tarifas en el TransMilenio, obsequio de mercados y otras prebendas.

Se trata de una forma de populismo. Petro sabe sus buenos efectos electorales y se sirve de ellos como sustento de su precandidatura presidencial. Una militancia de extrema izquierda lo acompaña en la recogida de firmas para lograr la revocatoria de Peñalosa. No se sabe aún si esta maniobra política cumplirá con sus oscuros propósitos.

Entre tanto, a espaldas de esta efectiva gestión, Petro sigue bien situado en la lista de precandidatos a la presidencia

No se deben olvidar los graves problemas que Peñalosa encontró al asumir su cargo. No había recursos, de modo que el problema financiero era monumental, con miles de contratistas sin oficio y sin plan alguno para vías, colegios o parques. Reparar todas estas fallas y vacíos le ha quitado bastante tiempo, lo cual afecta su favorabilidad en las encuestas. Muchos ciudadanos de a pie creen equivocadamente que muy poco está haciendo para resolver o mitigar problemas como la movilidad, la seguridad, los vendedores ambulantes y la falta de atención en los endebles servicios de salud.

Pero, en realidad, Peñalosa espera darles una real solución a estos y otros problemas que nos inquietan, en un plazo de cinco años. Por ejemplo, para corregir las graves dificultades de movilidad, el mejor remedio es el metro elevado, que es hoy más factible que el subterráneo. Al mismo tiempo, se han venido adelantado importantes obras como la ampliación de la autopista Norte, la entrada por la autopista Sur, buen número de troncales, obras cuyo inicio está señalado para el próximo año.

La destrucción del ‘Bronx’, sin muertos ni heridos, acabó al fin con lo que era una intocable república independiente del crimen, y más de ochocientos antiguos habitantes del ‘Bronx’ han quedado protegidos con visibles y eficientes programas de rehabilitación.

Por primera vez en muchos años, el Alcalde de la ciudad no actúa como un político en busca de votos, sirviéndose de cuotas burocráticas y otras prebendas, sino como un riguroso gerente acompañado por un eficiente equipo de funcionarios con el mismo perfil.

Entre tanto, a espaldas de esta efectiva gestión, que nunca fue la suya, Gustavo Petro sigue bien situado en la lista de precandidatos a la presidencia. Como ocurrió en Venezuela con Chávez, las clases marginales que viven en los linderos de la pobreza extrema son inevitablemente atraídas por un populismo de izquierda. Tal es el más grande peligro que acecha al país en estos confusos tiempos preelectorales. El rigor administrativo de un Peñalosa encaminado a asegurarle a la ciudad un mejor futuro está expuesto a toda suerte de infundios. Pero con el tiempo su labor será reconocida como trascendente para la ciudad.

* * * *

Un titular que me hizo estremecer: ‘Niegan libertad condicional a coronel que fue socio de ‘Jorge 40’ ’. Es una infame aseveración, pues se trata del coronel Hernán Mejía Gutiérrez, militar cuya carrera fue reconocida en su momento como heroica e intachable.

PLINIO APULEYO MENDOZA

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA