La regla

La regla

Pagamos millones por nuestra regla mensual. Los precios de toallas y tampones seguirán altos.

26 de diciembre 2016 , 01:38 a.m.

Pasó la reforma tributaria y con ella la reducción del IVA para los tampones y toallas higiénicas. Muchas mujeres celebraron contentas porque se trata de una renta verdaderamente violenta: una vez al mes, por siete días, durante ocho veces al día. Medio centenar de tampones mensuales que ya no tendrán que pagar un impuesto del 16, sino uno del 5 %. Tremendo alivio para 20 millones de mujeres colombianas que hoy brindan por el Congreso y el ingenioso Ministro de Hacienda.

No es por aguar la fiesta, pero me temo que aquí nada va a pasar y seguiremos endeudándonos para poder sobreaguar la regla mensual. Los precios de las toallas y tampones seguirán tan altos como la niebla. Los fabricantes no van a bajar los precios en el 11 % que les acaban de recortar, gracias a la supuesta reforma tributaria estructural. A nosotras nos será igual de caro menstruar.

Esto solo servirá para engordar las ganancias de Familia y Kimberly Clark, dos de las multinacionales que están detrás de este negocio femenino de sangrar. Las mismas firmas que hace unos días fueron sancionadas por la Superintendencia de Industria y Comercio por establecer un acuerdo de precios para vendernos pañales a costos astronómicos. Las mismas que una y otra vez han incurrido en esta práctica para impedir que compremos cuadernos a precios razonablemente modestos.

Deberíamos mirar lo que está pasando en el resto del mundo y dejar de comprar toallas y tampones como si fuéramos borregos. Las copas de silicona son el sustituto de las toallas femeninas para un mundo moderno, gracias a sus precios razonables y a sus efectos menos nocivos sobre el medioambiente. Una solución que hoy recomiendan tanto la Organización Mundial de la Salud como la Unión Europea, con un costo de 50.000 pesos por una sola vez y hasta la vejez.

La ausencia de estos productos en nuestros mercados es la que envalentona a los industriales para que nos fijen los precios de los tampones y las toallas como se les dé la gana. Un abuso sistemático gracias a la falta de competencia y productos sustitutos, como para que ahora, además, nos vengan con el cuento de que tendremos un alivio porque pagaremos menos tributos.

PAOLA OCHOA@PaolaOchoaAmaya

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA