Está en nuestras manos

Está en nuestras manos

Votaré Sí, consciente de los riesgos y desafíos, y tendremos mejores herramientas para enfrentarlos.

11 de septiembre 2016 , 02:51 a.m.

Somos la tercera generación en la historia de Colombia que decidirá cómo acabar un conflicto armado de larga duración e intentará, por enésima vez, construir un país en paz, moderno e incluyente. Uno donde a nadie se mate por sus ideas, a nadie se secuestre por su riqueza y a nadie se excluya por ninguna razón.

De esta generación y momento de nuestra historia se hablará durante los próximos 100 años. Generaciones venideras juzgarán nuestras acciones y decisiones de hoy, como nosotros hemos juzgado las de los colombianos que votaron en 1957 por el Frente Nacional y como ellos juzgaron las de los colombianos que ganaron la guerra de los Mil Días e impusieron la Constitución de 1886.

En el plebiscito por la paz no escogemos un gobierno, Presidente o expresidente. Escogemos si votamos Sí para apoyar los acuerdos de paz e implementarlos para terminar 52 años de guerra con las Farc, o votamos No para rechazarlos y seguir con las Farc y el conflicto armado.

Con estos acuerdos de paz no van a desaparecer la pobreza, ni la corrupción, ni el desempleo. Con estos acuerdos de paz solo desaparecerán la guerrilla de las Farc y la guerra con ellos. Las Farc desaparecerán como organización criminal mediante la desmovilización de sus combatientes, la entrega y la destrucción de sus armas, la erradicación de la coca que sembraron y de las minas antipersonas que plantaron.

Nuestra parte del acuerdo consiste en respetar la vida de los que dejen las armas, hacernos cargo del campesinado y de las regiones abandonadas, permitir a los desmovilizados de las Farc que, después de cumplir a las víctimas y a la justicia transicional, puedan seguir haciendo política, pero sin armas; y, por último, mejorar nuestra democracia para que todos podamos competir con garantías, ganar o perder elecciones sin trampas ni violencia.

La desconfianza mutua entre las Farc y el Gobierno los llevó a escribir esos dos párrafos en 297 páginas. Nuestra visión de qué país y futuro escogemos vivir se decidirá marcando Sí o No en el plebiscito por la paz el próximo 2 de octubre.

Esta es la campaña de nuestra vida. Ser la generación de la paz consiste en hacer la mejor de las campañas: con argumentos, con paciencia, con compasión, comprendiendo el dolor y el resentimiento que esta guerra ha causado. Tenemos tres semanas para enamorar a los escépticos con la esperanza.

Votaré Sí, consciente de los riesgos y desafíos, también de que tendremos mejores herramientas para enfrentarlos. Votaré Sí, conmovida por las tragedias de nuestras víctimas y decidida a asegurar un nunca más para ellas y para todos. Votaré Sí, decidida a echarme al hombro, al bolsillo y al alma a los 15 millones de colombianos menos privilegiados que yo. Votaré Sí, plenamente confiada en nuestra capacidad colectiva de transformarnos para mejorar, para vivir en el país que queremos y dejar de sobrevivir en el que nos heredaron.

CLAUDIA LÓPEZ
Politóloga y senadora de Alianza Verdewww.claudia-lopez.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.