Edificios que hablan

Edificios que hablan

Entre 2012 y 2015 se entregaron o iniciaron 48 colegios; negar una estructura de concreto es necedad

24 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

No había querido escribir esta columna. No me gusta usar este espacio para abogar en causa propia, no me gusta escribir a la defensiva en polémicas políticas ni me gusta reducir la gestión educativa a los ladrillos, porque muchos otros factores, como el desarrollo profesional docente, la formación integral de los estudiantes, la pedagogía, el currículo, la evaluación de los aprendizajes o la participación de familias y comunidades, merecen, a mi juicio, más atención. Pero esta vez tengo que hacer una excepción y explicar qué se hizo en infraestructura educativa en Bogotá entre 2012 y 2015, porque todo abuso tiene un límite.

La verdad es que en infraestructura educativa ese gobierno hizo para Bogotá la mayor inversión y la más estratégica en la historia de la ciudad. También es cierto que en la campaña Petro prometió más jardines y colegios de los que los tecnócratas temerosos pudimos llevar a cabo. Pero cabe aclarar que también hicimos más de lo prometido en varios aspectos de ese programa. Los datos se pueden verificar en el libro ‘Bogotá construye su futuro. Hábitat escolar para el siglo XXI’, que tiene imágenes elocuentes, análisis técnicos precisos y cifras oficiales (https://issuu.com/secretariadeeducacionbogota/docs/habitat_escolar_para_el_siglxxi). Y si alguien quiere la versión de un medio de comunicación que no sea petrista, puede leer el análisis de la revista ‘Semana’ acerca de la polémica sobre el tema en el debate televisivo entre Gustavo Petro y Germán Vargas Lleras (https://www.semana.com/elecciones-presidenciales-2018/noticias/gustavo-petro-y-vargas-lleras-verificacion-de-cifras-sobre-bogota-566919).

En números certificados en contratos y actas de interventoría, o que sencillamente se hacen evidentes visitando los edificios y lotes, la realidad es que se invirtieron 850.000 millones de pesos en infraestructura en ese cuatrienio, se beneficiaron 624.594 estudiantes con 98.888 metros cuadrados de espacios adecuados, mejorados o construidos y se sumaron 65 predios con 150.930 metros cuadrados adicionales de suelo para la educación. En orden de mayor a menor importancia, esa gestión se resume así:

1. Se realizaron 503 mejoramientos y 178 adecuaciones en los colegios de la ciudad, tales como canchas deportivas, laboratorios, bibliotecas, espacios para el arte, cocinas y comedores, baterías sanitarias, pisos y cubiertas. Esta es la inversión más importante, porque benefició a la mayoría de los estudiantes de la ciudad y porque generó condiciones para la ampliación de las jornadas con actividades de formación integral y para mejorar la calidad de los aprendizajes.

2. Se entregaron o iniciaron 48 colegios. Entre lo que el gobierno anterior dejó inconcluso, lo que se hizo completamente en cuatro años y lo que se dejó en obra, se entregaron 18 colegios nuevos construidos y 7 comprados, y otros 23 quedaron en obra y se están terminando ahora. La mayoría de lo que se construyó fueron restituciones totales; es decir, colegios antiguos que se demolieron y se volvieron a hacer totalmente nuevos.

3. Para atender niños de preescolar entre 3 y 5 años, la Secretaría de Educación habilitó 630 aulas, entre adecuaciones, construcciones de jardines infantiles en ladrillo y estructuras metálicas y compra y arrendamiento de casas. Adicionalmente, la Secretaría de Integración Social puso en servicio otras infraestructuras para niños de 0 a 3 años.

4. Se terminó la sede Paiva y se dejó a punto la sede de Bosa para la Universidad Distrital, y se dejaron en obra dos sedes nuevas para universidades públicas en Kennedy y Ciudad Bolívar.

5. Se entregaron 34 proyectos de colegios diseñados, con suelo y licencias gestionados, varios de los cuales el Ministerio de Educación pudo contratar en el año 2015, pero prefirió iniciar en 2016. Estos colegios se están construyendo.

6. Se redefinió la arquitectura pertinente para las pedagogías del siglo XXI, y se realizaron junto con la Sociedad Colombiana de Arquitectos y los mayores expertos internacionales concursos de arquitectura para hacer colegios y jardines infantiles con más espacios colaborativos de aprendizaje que aulas convencionales.

7. Se proyectó el futuro de la demografía, el urbanismo y la normatividad para la infraestructura educativa de las próximas décadas en la ciudad, y así se facilitó enormemente el trabajo de las nuevas administraciones y se definió un plan realista y bien priorizado.

Así que es un engaño del tamaño de una catedral decir que Gustavo Petro no construyó colegios o jardines infantiles, o que solamente arregló unos cuantos y los hizo pasar por construcciones nuevas. En todo caso, como negar una estructura gigante de concreto es una necedad, cuantas más cifras falsas usen quienes buscan atacar la candidatura presidencial de Petro, más lo apoyarán indignados los miles de ciudadanos de los sectores populares de Bogotá que todos los días llevan a sus hijos a estudiar en esos edificios.

ÓSCAR SÁNCHEZ
* Coordinador nacional de Educapaz

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.